Groenlandia, la isla más grande del mundo, es foco de la atención mundial por la absurda pretensión del presidente Donald Trump de comprarla, como si fuera un terreno de Manhattan y no una nación soberana del reino de Dinamarca.