Durante la época colonial se prohibió la producción de vino en la Nueva España, pero eso no fue un obstáculo, pronto el ingenio mexicano descubrió una bebida que sustituyo al viejo vino, el mezcal.