La ciudadanía cumplió

Jalisco /

A pesar de que el 12.41% de los más de 170 mil centros de votación experimentaron retrasos de hasta cuatro horas; a pesar de las largas filas de votantes que se formaron en torno a los lugares donde se ubicaron las casillas; a pesar del clima extremo, en algunos lugares superando los 42 grados centígrados a la sombra, e incluso en Yucatán, que llegaron a una sensación térmica de 54 grados centígrados, a pesar de los rumores de violencia que se suscitaría en la jornada electoral, no se arredró la ciudadanía y salió a votar.

Las imágenes que pudimos ver por la televisión y en las redes sociales, captadas en las afueras de nuestros Consulados en Madrid, en Canadá y Estados Unidos, fueron impactantes: largas filas de ciudadanos formados para poder votar, incluso unos formados desde la noche anterior como sucedió en algunos lugares de Estados Unidos. Eso es tener conciencia cívica y ganas de usar ese instrumento legal de manifestar la voluntad soberana de decidir.

Enorme lección de responsabilidad ciudadana. Personas con su sombrilla, abanicos, en sillas de descanso, con andaderas, matrimonios jóvenes que llevaban a sus pequeños en la carriola acompañándolos a esta verdadera fiesta de la democracia, me llenaron el corazón de alegría y de esperanza.

Los resultados de la de la elección de Presidente de la República, 8 Gobernadores, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, 138 senadores y 500 diputados, mas las legislaturas, ayuntamientos, y sindicaturas, hasta totalizar 20,708 cargos de elección popular, pasan a un segundo término.

Y no es que carezca de relevancia o importancia y mucho menos de trascendencia el resultado de las elecciones, el que deberá ser confirmado oficialmente en unos días por la autoridad electoral; claro que importa porque se ha fijado el destino de México, pero esta elección ha sido en la que particularmente he percibido más participación ciudadana, pese a las discrepancias que existen entre los pronósticos de votación superiores al 68% y los que aparentemente muestran las cifras oficiales que apenas rebasó el 50% muy alejadas por cierto de 1988 en donde el abstencionismo fue mayúsculo.

Hay que reconocer el trabajo desinteresado de un millón quinientos mil ciudadanos que fungieron como funcionarios de casilla, que pusieron su mejor esfuerzo para que la jornada electoral fuera ejemplar y hay que reprobar también la irresponsabilidad de los dirigentes de los partidos políticos que a partir de sus propias encuestas de salida se autoproclamaron ganadores de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México así como de siete Gubernaturas Estatales, justo a las seis de la tarde cuando todavía casillas que no cerraban debido a la diferencia de horarios en nuestro país, actuar reprobable y de poca sensibilidad.

Lo mejor de todo es algo profundamente significativo en la historia de nuestro país y que sin duda marcará un hito: tendremos una Presidenta de la República, una Gobernadora del Banco de México, una Presidenta del INE, y una Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por lo que, en espacios de gobierno determinantes para la buena marcha del país, tendremos una mujer encabezándolos. Es el tiempo de las mujeres. Enhorabuena por ellas y por todos nosotros.


  • Abel Campirano
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.