Reto formidable

Jalisco /

Uno de los retos más formidables a los que se va a enfrentar quien resulte triunfador en las elecciones federales del próximo 2 de junio en la contienda por la presidencia de la república, será la seguridad pública.

Se ha insistido una y otra vez en negar lo que es una palpable realidad: México es un país violento. Es indiscutible.

Para muestra baste un botón. El periódico MILENIO publicó un reportaje de Alma Paola Wong, el pasado martes 7 de mayo, que resulta estremecedor: en el renglón de la educación básica, el estado de Michoacán, ha perdido el 25% del ciclo escolar fruto de la violencia.

Citando como fuentes las autoridades estatales respectivas, no solamente el estado de Michoacán ha sufrido esa afectación; también otras entidades federativas enfrentan esta crisis de seguridad pública, como Sonora, Coahuila, Guerrero, Durango y Sinaloa, y específicamente con datos referidos a la educación básica.

Niños y adolescentes han tenido que dejar de asistir a clases al menos 50 de los 190 días del calendario escolar 2023-2024 derivados de enfrentamientos armados, tomas de carreteras, quema de vehículos y otras incidencias. La información se obtuvo vía la Ley de Transparencia y cabe resaltar que ocho entidades declinaron responder a la información solicitada como Baja California, Chihuahua, Estado de México, Nuevo León, Tabasco, Quintana Roo, Veracruz y Zacatecas. Sin embargo, el rasero es parejo puesto que noticieros y notas periodísticas nos revelan la extrema violencia que asedia dichas entidades federativas.

Catorce estados con un serio problema educativo derivado de la violencia.

El gobierno federal, sin embargo, asegura que hay menos violencia en este sexenio aunque reconoce que hay más homicidios. Es un contrasentido; el homicidio es la privación de la vida y la privación de la vida es un delito violento, por lo que, si hay más homicidios, lógicamente hay más violencia.

Negarlo solo tiene utilidad electoral. Los hechos demuestran lo contrario.

Es algo insostenible ya este clima de violencia, aunque lo niegue el gobierno federal; no podemos salir de nuestra casa tranquilos, seguros, siempre estamos alertas, porque en cualquier momento nos pueden despojar de nuestras pertenencias, desvalijarnos el auto o privarnos de la vida; negar que exista más violencia es ofender a los mexicanos, no es posible que el presidente diga que hay más homicidios, pero menos violencia, cuando el derecho a la vida es el principal derecho que tenemos todos.

Este gobierno ya se va. El que vendrá, sea del mismo o de distinto color, tendrá que resolver y pronto esta problemática porque se ha salido de control habida cuenta que las autoridades de seguridad se han convertido en órganos reactivos y no preventivos.

Prueba de ello, es que una vez que se producen bloqueos, secuestros, quema de vehículos, se envían tropas del Ejército y de la Guardia Nacional a la zona, es decir se tapa el pozo después del niño ahogado, cuando lo adecuado sería que se ejercieran labores de vigilancia preventivas para que no se produzcan esos desaguisados.

Nadie quiere un país violento; queremos seguridad, tranquilidad, paz; y no interesa saber quién nos la prometa, porque prometer no empobrece, lo más importante es que quienes están en busca de nuestro voto, nos digan cómo le van a hacer para enfrentar y resolver este problema, sin importar que o quien lo causó, el punto es que lo estamos sufriendo, lo estamos viviendo y no se está resolviendo.

La estrategia falló; ni la atención a las causas ni la política de abrazos ha disminuido la violencia; ojalá y que la persona que ocupe la silla presidencial a partir del mes de octubre y alcance la mayoría el 2 de junio, tenga la inteligencia y los tamaños suficientes para resolver este enorme reto que es el de la inseguridad en la que vivimos una buena parte de los mexicanos.


  • Abel Campirano
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.