No sean mal pensados

Ciudad de México /

El presidente López Obrador ha reabierto el caso Colosio. Ha pedido a la Fiscalía acelerarlo mientras se desarrolla el proceso electoral 2024, previos señalamientos a Genaro García Luna y en medio de algunas notas periodísticas en su contra. ¿Qué podría salir mal? ¿Por qué habría de resultar sesgada la nueva investigación? A ver, ¿cuándo ha hecho AMLO algo para favorecer a sus candidatos o para alimentar revanchismos contra Carlos Salinas y Felipe Calderón o para tender cortinas de humo que distraigan a la opinión pública de una agenda mediática adversa? ¿Cuándo? Solo los desconfiados, o mejor dicho malintencionados, podrían concebir semejantes disparates.

No se dejen llevar por prejuicios. La orden de volver a investigar el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta no se dio antes porque no había fructificado la pesquisa que AMLO impulsó desde el primer día de su gobierno para esclarecer el crimen que le ha quitado el sueño durante 30 años. Es una infortunada casualidad que se haya enterado en tiempos de elecciones de que García Luna intercedió por Sánchez Ortega, el agente del CISEN que cubrió el mitin de Lomas Taurinas y del cual se sospechó que podría haber sido un segundo tirador. Y el hecho de que se involucre al exsecretario de Seguridad de Calderón es irrelevante: AMLO, que es incapaz de mentir, ha dicho siempre que la venganza no es su fuerte. Si revivir el expediente llevara a golpear al PRIAN, ni hablar, serían daños colaterales de la acción de la justicia. ¿Cajas chinas? Por favor, ¿acaso él ha manipulado alguna vez el debate nacional para desviar la atención de temas que le perjudican? ¡Patrañas de sus malquerientes!

AMLO no quiere torpedear a la oposición ni tomar revancha política ni cambiar la conversación. Quiere, simple y llanamente, llegar al fondo de aquella tragedia. Sí, ya sé que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se pronunció el año pasado por reabrir el caso por la supuesta tortura a Mario Aburto, que AMLO apoyó la moción y que luego vino un silencio de varios meses, pero eso tampoco es relevante porque la actual titular de la CNDH ha demostrado ser la más independiente de la historia y en ninguna circunstancia actuaría para complacer al presidente. Bueno, sería una locura imaginar que esa pausa se haya dado para esperar la definición de Luis Donaldo Colosio Riojas sobre una posible candidatura presidencial y que, en cuanto la descartó y liberó así a AMLO del riesgo de convertirse en su involuntario jefe de campaña, el presidente retomó su plan. ¡Nomás eso faltaba, que se confundan los afanes justicieros del líder de la Transformación con las maquinaciones de un hombre maquiavélico! ¡Por Dios!

Así como hoy, en el día de la Constitución, AMLO solo piensa en fortalecer los equilibrios democráticos, en el caso Colosio no persigue más que la verdad y la justicia. No busca concentrar el poder, y jamás hace cálculos electorales ni busca venganza ni le importa lo que digan los medios. Por eso nunca ha atacado a Xóchitl ni a los periodistas que lo cuestionan y por eso trata a sus predecesores con la magnanimidad del victorioso. Con excepción de Peña, claro, pero eso es porque saqueó al país y es un asunto de Estado impedir que quede impune.

Lo dicho: solo los mal pensados podrían inventar otras cosas.


  • Agustín Basave
  • Mexicano regio. Escritor, politólogo. Profesor de la @UDEM. Fanático del futbol (@Rayados) y del box (émulos de JC Chávez). / Escribe todos los lunes su columna El cajón del filoneísmo.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.