El extraño retorno de Diana Salazar

Ciudad de México /

Después del exitosísimo estreno de su primer episodio, anoche, en Las Estrellas, hoy viernes 17 de mayo llega a VIX “El extraño retorno de Diana Salazar”.

¿Qué es esto? La versión, en serie, de un gran clásico de la telenovela mexicana, del mismo nombre, que se produjo a finales de los años 80.

¿Qué está sucediendo a nivel opinión pública tanto en los medios como en las redes?

Lo mismo que sucedió con “Cuna de lobos”, con “El maleficio” y con todos los proyectos, de este calibre, que se están volviendo a hacer y que por diferentes motivos jamás se habían hecho.

¿Y qué es eso? Que a quienes vivieron los fenómenos originales, no les va a gustar nada. Aunque se las haga el más grande genio de genios.

Y que a quienes no vivieron esto, tampoco les va a gustar porque no van a entender. No tienen el contexto. Ya nadie les explica nada.

¿Entonces estamos hablando de fracasos? No porque la gente dice una cosa, pero hace otra.

Y los números siempre son favorables tal y como pasa con las nuevas versiones de todos los clásicos de la cultura pop nacional e internacional.

A la nueva “Cuna de lobos” le fue bien. A la adaptación de “El maleficio” le fue increíble. Y agárrese fuerte de donde pueda porque estoy convencido de que “El extraño retorno de Diana Salazar” va a ser un cañonazo.

¿Por qué? Porque está buenísima. Toda: el reparto, la adaptación, la producción. Es una joya que no hay manera de no dejar de ver.

Usted está en su derecho de empoderarse, de comparar y protestar. “El extraño retorno de Diana Salazar” con Lucía Méndez ocupa un lugar muy especial en el corazón de millones de personas comenzando por el mío.

Nada ni nadie conseguirá lo que esta historia de Mario Cruz, producida por Carlos Téllez, consiguió en su momento.

Nada ni nadie superará lo que la grandiosa Lucía Méndez provocó en aquel entonces.

¿Por qué? Lo podemos discutir durante horas pero todo se resume en esto: la realidad, hoy, es otra.

La realidad de todo, comenzando por la de la industria del entretenimiento.

Muchas de las cosas más mágicas de aquel melodrama seriado de 1988, vistas con los ojos del siglo XXI, van de lo ridículo a lo absurdo pasando por lo aburrido y por un montón de irregularidades ideológicas.

Mi mejor recomendación es: sigamos amando a Lucía Méndez, sigamos atesorando nuestros recuerdos, pero dejemos ir al pasado.

Aplica para las telenovelas. Pero también para la vida. Hay que soltar. Hay que vivir. Y la vida es esto. La vida es el presente.

Lo que más amo de la nueva versión de “El extraño retorno de Diana Salazar” es que se trata de una historia de hoy, con personajes de hoy, para las audiencias de hoy.

Ya no estamos hablando de una telenovela con un muy buen capítulo uno de media hora, con un magnífico episodio final también, de 30 minutos, y decenas de capítulos llenos de paja.

Esta adaptación cuenta dos historias que se van construyendo, al mismo tiempo, a lo largo de todo el desarrollo de los guiones.

Una es en la Nueva España de 1640. La otra, en el México de 2024. ¿Qué es lo que las une? El amor de sus protagonistas, el odio de sus villanos.

No le voy a contar detalles para no arruinarle la experiencia pero no es lo mismo de 1988. Al contrario, hay muchas sorpresas que hacen de esto una experiencia más atractiva, completa y adictiva.

Yo la comencé a ver hace varias semanas y no la pude soltar. Le juro que la disfruté enormemente.

La protagonista de la historia virreinal es una mujer que se adelantó a su época, una rebelde que estaba en contra de las injusticias sociales y de género que había en aquel entonces.

La protagonista de la historia actual es una mujer empoderada, ética y preparada que no sólo lucha por sus sueños, es la dueña de su cuerpo, goza de su sexualidad.

Lo maravilloso es ver cómo estas dos realidades se tocan, se mezclan, dan y reciben. Más que de poderes y pupilentes amarillos, ahora hablamos de vidas pasadas, de valores mucho más profundos.

Si una persona que no supiera nada de nada la viera, le encantaría e inmediatamente apreciaría el contraste con el resto de los contenidos que tenemos en el mercado.

El reparto es sensacional. Angelique Boyer está más señora que nunca y Sebastián Rulli se da el lujo de hacer cosas que nadie más hace en este negocio.

Pero Cassandra Sánchez-Navarro de villana es lo máximo y Arap Bethke, otro tanto. Imagínese lo demás con las escenas más candentes que se hayan producido en este país en los últimos años.

Esta mezcla de erotismo y tradición, de vida y de muerte, hace de “El extraño retorno de Diana Salazar” la serie ideal para gozar este fin de semana.

Luche con todas sus fuerzas por verla completa. Si lo suyo, como lo mío, son las grandes historias de amor, el presente y el futuro, le va a gustar. De veras que sí. ¡Felicidades!


  • Álvaro Cueva
  • alvaromilenio5@gmail.com
  • Es el crítico de televisión más respetado de México. Habita en el multiverso de la comunicación donde escribe, conduce, entrevista, da clases y conferencias desde 1987. publica de lunes a viernes su columna El pozo de los deseos reprimidos.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.