El pozo de los deseos reprimidos

‘Making The Cut’

Álvaro Cueva

Cuando los señores de Amazon Prime Video dicen global, se lo toman muy en serio. Si no me cree, échele un ojo a su estreno de hoy.

¡Es increíble! Se llama Making the Cut y es, para acabar pronto, la reinvención del reality show.

¿A qué me refiero cuando le digo esto? A que hasta antes de esta joya, todas las casas productoras del mundo, incluyendo Netflix, cuando hacían esta clase de programas, las producían tal y como se habían estado transmitiendo desde los años 90.

Es decir, partiendo de un lenguaje de televisión abierta vieja, de cable, de antena directa al hogar.

Pero, ¡oh, sorpresa! Esto ya no es 1993. Éstas son plataformas digitales, otras audiencias, otros alcances, otros hábitos, otras costumbres.

Making the Cut es exactamente eso, el primer gran ejercicio de televisión real diseñado por y para el público de los sistemas de distribución de contenidos en línea, para los televidentes de hoy.

Es un traje a la medida tan inteligente, tan bien hecho, que le saca provecho hasta a la mismísima Amazon.

No le voy a dar más detalles para no arruinarle la experiencia, pero le ruego que muy independientemente de sus gustos personales, luche por ver y estudiar esta emisión.

¡Bueno, ya, el colmo! Making the Cut es un concepto tan bueno que reúne lo mejor de todos los reality shows de su tipo que se habían hecho antes con lo mejor de la comunicación de 2020.

¿Y de qué tipo de reality show estamos hablando? De un reality show de diseño de modas, pero de diseño de modas a lo bestia, con lo mejor de lo mejor de todo el planeta. ¡Es imperdible!

Por un lado, sus grandes presentadores son Heidi Klum y Tim Gunn, dos de las figuras más icónicas de este tipo de propuestas. Hasta aquí ya tenemos la garantía de algo.

Por el otro, sus jueces son Naomi Campell, Nicole Richie, Joseph Altuzarra y Carine Roitfeld. No sé si usted lo alcance a apreciar. Esto es el Olimpo de los reality shows de diseño de modas.

Y en medio, tenemos participantes de Italia, Corea, Malasia, Israel, Estados Unidos y mil y un lugares más. ¿Ahora entiende cuando le digo que esto es global?

No, pero espérese, Making the Cut es global no sólo por eso. Aquí hay un paquete de locaciones internacionales como no ha habido otro en toda la historia de los programas de moda.

Cuando usted mire este título, se divertirá como loco, se involucrará, se emocionará, aprenderá y viajará por el mundo entero sin salir de casa.

Por si todo esto que le acabo de decir no fuera suficiente, la gente que está detrás de esto sí hizo bien su tarea y juntó un paquete de participantes completamente diferente, diverso y actual.

Nada qué ver con nada que usted haya visto antes. Mientras que en nuestros atrasadísimos reality shows las psicologías son de un barato que da pena, aquí vamos de un chico genio campesino homosexual de Estados Unidos a una darketa inteligentísima de Alemania pasando por lo que usted quiera, guste y mande.

Y cuando hablamos de jueces, cuando hablamos de expertos, hablamos de jueces, de expertos, no de tonterías. ¡Los amo!

Por lo que más quiera en la vida, luche con todas sus fuerzas por ver ya Making the Cut en Amazon Prime Video. Le va a encantar. De veras que sí.


alvaro.cueva@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS