Advertencia electoral

Ciudad de México /

Nadie lo quiere entender pero lo que vamos a ver, a oír y, por supuesto, a decir y a compartir en nuestras redes en los próximos días, será completamente nuevo en la historia de México.

Vienen las campañas electorales. Y no, no será como en las de 2018, mucho menos como en las de 2012 y nada qué ver con las de 2006.

¿Por qué? Porque el esquema político mexicano de hoy es insólito. Jamás habíamos tenido un gobierno, deje usted con tanto poder, con tanta aceptación, con tanta popularidad, con tanto amor.

Por lo mismo, jamás habíamos tenido una oposición tan extraña. No es que sea débil. Es que no es oposición. Ni en los tiempos de “La dictadura perfecta” pasaba esto con los partidos políticos de antaño.

A esto súmele el cambio en el papel de la prensa y los medios de comunicación, un mundo digital que ya no es nuevo y que, por lo mismo, ya es mañoso, y el uso de recursos que harían palidecer a “la caída del sistema” como la inteligencia artificial.

Cualquier problema que usted haya visto entre las autoridades electorales, el gobierno, los candidatos y la ciudadanía, será nada en comparación con lo que vamos a vivir.

México, y el planeta entero, vienen de la pandemia, de la rabia, de la soledad, de la desesperación, del abandono, de las injusticias, de las ausencias, de las crisis, de la sobreestimulación, del odio.

Yo no sé si habrá accidentes, catástrofes naturales o atentados. Lo que sí sé es que llegaremos al 2 de junio sin agua y con violencia. No se necesita tener una bola de cristal para adivinarlo. Basta con asomarse por la ventana.

Sería muy ingenuo suponer que esto no va a afectar el proceso. Este México no se parece a lo que antes entendíamos por México.

Quiero que se arme de valor, pero sobre todo de madurez. De aquí a junio, no va a ser fácil sobrevivir en términos emocionales.

¿Qué espera usted que pase con la veda electoral? ¿Funciona ese concepto cuando tenemos algo como “La mañanera” en el radar?

¿Aplica con una infodemia tan grande? ¿Se puede dar con tantos cercos informativos? ¿Quién va a vigilar a quién?

Si a estas alturas del año ya estamos hartos del atascadero de “spots”, ¿qué vamos a decir a finales de mayo? ¿Cómo nos vamos a sentir con la suma de eso y de todo lo que nos va a llegar directo al celular?

Por un lado estará la veda pero, por el otro, un ejército de influencers y comunicadores que a través del irregulable mundo digital no se van a quedar con los brazos cruzados y harán ruido, y exagerarán, y defenderán, y atacarán.

No sé usted, pero yo muero de curiosidad por saber cuál es ese as bajo la manga que conmocionará el período de campañas poniendo en riesgo cualquier narrativa.

¿Qué se van a inventar? ¿Quién lo va a inventar? ¿Cuáles van a ser la reacciones? ¿Servirán de algo? ¿Se darán a tiempo? ¿Será demasiado tarde?

Pero lo peor no va a ser nada de lo que le acabo de mencionar. Lo peor va a ser lo que va a pasar el lunes 3 de junio porque gane quien gane no habrá satisfacción, no habrá unidad, no habrá paz.

La resaca electoral que nos espera no tiene precedentes. ¡Y mire que hemos tenido crudas electorales terribles desde que comenzó el siglo XXI!

Nadie lo quiere entender pero lo que vamos a ver, a oír y, por supuesto, a decir y a compartir en nuestras redes, será completamente nuevo en la historia de México.

Agárrese fuerte de donde pueda, sea muy inteligente en su consumo informativo, en el manejo de sus emociones pero, lo que más le suplico es que sea extremadamente responsable con las cosas que postee, con las cosas que comparta. ¡No vaya a ser!


  • Álvaro Cueva
  • contactoalvarocueva@gmail.com
  • Es el crítico de televisión más respetado de México. Habita en el multiverso de la comunicación donde escribe, conduce, entrevista, da clases y conferencias desde 1987. publica de lunes a viernes su columna El pozo de los deseos reprimidos.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.