Frida Boutique

Jalisco /

Madonna afirma que se probó ropa original de Frida Kahlo en su viaje a México, dentro de su Celebration Tour. Muy folclórica fashionista posa con rebozo, sombrero, blusas bordadas, hasta parece candidata a en campaña electoral, pero delgada y bien maquillada. El Museo Casa Azul de inmediato desmiente, dice que imposible, que ellos jamás le permitirían a nadie que posara con la ropa de la pintora como su fuera una fiesta de disfraces.

La obsesión de Madona por Frida es algo que deberían agradecer el museo y la parentela que explota vulgarmente su imagen, sin las declaraciones de amor que ella hace constantemente, Frida nunca se habría puesto de moda y cotizado en el mercado del arte. Ahora ¿En dónde está el drama de que se ponga la ropa? Supongamos que sí fue a la Casa Azul con su staff y amigos, porque es muy difícil tener el tupé de mentir, como candidata en campaña política, y decir que esos guantes, fotografías y demás memorabilia son de Frida, sin serlo. Supongamos que, le abrieron un día especial y disfrutó su Frida Tour con caracterización y personificación.

Se lo merece. Es su coleccionista, la ha promovido al máximo, la llama su musa, le rinde devoción, además, ¿quién nos garantiza que esa ropa es original de Frida? Ha habido tantos pleitos, malos manejos con la escandalosa explotación que hacen de la imagen de la artista y de su historia, que lo de menos es que hayan comprado esa ropa en el mercado de Coyoacán y que esté ahí en calidad de reliquia religiosa.

En 2007 después de que habían remodelado el museo Casa Azul, un sitio pequeño que no puede guardar misterios, de repente “encontraron” dos baños llenos de ropa supuestamente de Frida. Con sus “hallazgos” hicieron una exposición en 2012, mostraron su “pasón por la moda”. Frida jamás siguió la moda, ella quería parecer un personaje de los murales de Diego Rivera. Su estilo es parte de su ideología entre mexicanista y estalinista, muy folclórica, como sucede ahora que el huipil es uniforme de las mujeres en la política.

En lo que tal vez fue una visionaria, es que le dio a la demagogia multicultural una estética reconocible. Hay más autenticidad en que Madonna se ponga esa ropa a que la gente que pulula en la política se disfrace de patriotas. En Madonna no es una pose, es una pasión. Si Frida lo hacía por amor a Diego o a Stalin, no lo hizo por ser un icono de la moda, al contrario. En su época no impuso su estilo, las fotografías en donde aparece con amigos y personalidades de la cultura de ese momento, ella es la única de huipil.

Con el éxito del posado de Madonna, esa ropa tiene doble consagración y más valor. La Casa Azul y la negociante parentela debería abrir la Frida Boutique y alquilar ropa estilo folk para que los turistas posaran y se llevaran su souvenir. Frida tan explotada, aún tiene oportunidades de negocio.


  • Avelina Lésper
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.