¿Cuál es el futuro del PAN?

Ciudad de México /

Suele suceder que cuando viene la derrota, sobre todo una del tamaño de la que sufrió el Partido Acción Nacional el 2 de junio, todo mundo rodea al herido, lo mira, no se le acerca demasiado porque quiere verlo sufrir y esperar el momento adecuado para quitarlo de la escena y entonces pelear por su lugar. Zopilotear, se llama.

Eso viviremos las próximas semanas, tal vez meses, con el segundo partido con más votos en el país, el PAN. ¿En qué quedará todo esto? Es difícil de saber. Sería muy sencillo poner toda la responsabilidad de la situación actual en Marko Cortés, que sí, ha sido un desastre, pero la historia es más larga.

El blanquiazul nunca supo o pudo o quiso manejar el poder, que lo tuvo al menos dos sexenios. Ya la sucesión de Fox fue un primer aviso; nunca quiso que fuera Felipe Calderón el candidato de su partido para 2006 y luego con el desafuero hizo un desastre.

Lo de Calderón fue diferente, pero igual de desastroso al final de su sexenio; peleado con la mitad del panismo, empeñado en seguir siendo de alguna manera líder del PAN, terminó apartado del partido en 2018 e intentando crear, junto con su esposa, una nueva organización. No pasó nada.

En este escenario Ricardo Anaya vio una oportunidad para quedarse con todo el pastel y en algunos años fue presidente del partido, líder del grupo en el Congreso y, cómo no, candidato a la Presidencia de la República.

La derrota de 2018 y su posterior persecución política, que resultó en su huida a Estados Unidos, dejaron un partido herido en manos de… Marko Cortés y acompañantes que hoy yacen en el piso, mientras los panistas, ex panistas que quieren regresar a casa y otros más circulan revoloteando alrededor de quien dijo ser líder panista estos años. Parecía claro que Jorge Romero y su grupo eran quienes se quedarían con el partido, pero la derrota de Taboada y la pérdida de alcaldías pone todo en duda.

Lo que nadie ha dicho, lo que ninguno de quienes andan zopiloteando ha explicado, es qué van a hacer cuando se queden con el partido, con la marca.

No está fácil. El partido al menos tenía una identidad que en la última lección, Marko y sus amigos decidieron diluir para convertirse en la nada. ¿Qué representan? ¿Qué país quieren? Más allá de decir que uno donde no gobierne Morena. Eso no alcanza. ¿Lo habrán entendido? 


  • Carlos Puig
  • carlos.puig@milenio.com
  • Periodista. Milenio TV, Milenio Diario y digital, de lunes a viernes. Escucho asicomosuena.mx todo el tiempo.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.