Francotirador

La crisis de AMLO

Celso Mariño

Al menos dos encuestas aumentaron los focos rojos para el gobierno central.

Un ejercicio del Gabinete de Comunicación Estratégica arrojó que solo un 37% de la población tiene una buena opinión del gobierno nacional (el nivel más bajo del lópezobradorismo) y la desconfianza hacia el inquilino palaciego es ya de 54%.

Otro estudio, el de GEA-ISA  evidenció una caída de 10 puntos en la aprobación de AMLO.

¿Qué hace un gobierno cuando entra en una fuerte crisis de credibilidad?

Una administración sensata traza una nueva estrategia por etapas, con acciones concretas, con responsables definidos, con resultados medibles y plazos perentorios para contrarrestar la situación adversa; esta considera no solo enfrentar el deterioro de la imagen pública sino también cambiar las condiciones que le están afectando.

Lo singular en México es que su presidente no quiere cambiar y sigue por el mismo camino que lo ha llevado a un atolladero sanitario, político (doméstico e internacional) y económico. Los gobernantes que se han cerrado a no rectificar ante legítimos reclamos sociales siempre han perdido la apuesta. Siempre.

López Obrador da muestras de que no cambiará: minimiza el riesgo sanitario y no le destina más recursos mientras se empeña en continuar el alegre financiamiento público al Tren Maya, a la rechiflería de Dos Bocas y a la central avionera de Santa Lucía mientras cancela con consultas fraudulentas proyectos privados multimillonarios desmoronando la confianza en el país.

Con esta variable invariable – la terquedad de AMLO- es previsible que su gabinete, su partido y sus aliados precipiten medidas que eran para el mediano plazo o que no tenían siquiera en el radar.

Es de esperarse que al ver en declive a su líder y sostén político, la 4T intentará cambiar las reglas del juego para ensanchar, anclar o institucionalizar sus privilegios y programas así como acotar, congelar y diezmar a sus adversarios y medios independientes. La aprobación de la reelección legislativa continua hasta por cuatro veces fue el primer paso.

Esta situación de creciente vulnerabilidad hará más peligrosos los coletazos morenistas en detrimento de la vida institucional y la estabilidad nacional.


celso03@icloud.com

OPINIONES MÁS VISTAS