Geño, Olga, Maki y JR

  • De buena fuente
  • Cristina Gómez

Tamaulipas /

En la elección de junio, no solo estarán en juego los destinos de la Nación, la vida legislativa del estado y el rumbo de los municipios.

Aunque pudiera sonar prematuro, será también una pequeña antesala de la lucha por la sucesión gubernamental de 2028.

La estrategia de la 4T para cerrar cualquier espacio por donde se pudiera colar la oposición en el Senado, tiende a abrir un nuevo frente de batalla interno.

Como se sabe, Olga Sosa Ruiz y José Ramón Gómez Leal serán los candidatos de Morena para la Cámara Alta, mientras que Eugenio Hernández Flores y Maki Ortiz Domínguez habrán de abanderar al Partido Verde Ecologista de México en la misma contienda.

En un principio, las siglas iban en coalición con los primeros, como parte de la alianza que mantienen; pero los estrategas de Morena decidieron que activarían el Plan C, para no dejar que sus opositores se instalen en los escaños de primera minoría que por ley reciben los segundos lugares.

Es decir, asumen que van a ganar. Pero considerando que quien llega al Senado se convierte en un potencial cuadro para la gubernatura, empieza entonces la otra lucha.

Olga, José Ramón y Maki alzaron la mano en 2022 como aspirantes a la nominación de Morena y sus aliados al Gobierno de Tamaulipas, postulación que finalmente recayó en Américo Villarreal Anaya, actual mandatario estatal.

Así que su postulación los pone, de nuevo, en la línea de los candidateables para el 2028, lo que desde ahora los obliga a mostrar su potencial y abre un frente interno.

Y qué decir de Eugenio, que hasta hace poco estaba en prisión por delitos que, afirma, no cometió y aún tiene pendiente un proceso de extradición.

La duda es, si ahora que lo hacen candidato al Senado, hasta dónde lo dejarán recobrar su popularidad, pues su carácter le ayuda mucho a conectar con la gente de a pie.

Maki y JR como segundos lugares en las fórmulas del PVEM y de Morena, respectivamente, se juegan el escaño y su pase a la lucha por la sucesión.

En ese cuarteto será una competencia muy fuerte, pero con una carga femenina importante porque, no olvidemos, el INE se escandalizó en 2022 porque Tamaulipas fue el único estado que no llevó candidata a la gubernatura. Y en 2028 será ineludible.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.