La humanidad no ha cambiado

Ciudad de México /

En esta entrega se presenta la idea que tiene la zapatista Xime sobre lo que dio origen al capitalismo y al sometimiento de algunos hombres por otros, visión que también comparte el capitán Lulu

BITÁCORA PERIODÍSTICA “DIE ANDEREN AUGEN AN BORD”/ CAPÍTULO XII

Y entonces, ¿usted qué opina de la gente de antes? —pregunta Majo a Lulu durante su guardia, en la cual también están presentes Xime y Edwin.

—La humanidad no ha cambiado nunca desde que sabemos nosotros. Desde las primeras escrituras de los humanos, como los griegos, la humanidad siempre ha quedado igual igual igual, y no hay ninguna clase de cambio.

“Desde que conocemos a la gente que escribieron sus ideas, no ha cambiado nada, cero, no hubo cambio, porque no es la gente la que cambia, solo hay una pequeña cantidad de gente que son las que cambian las cosas, porque ellos quieren más, quieren todo para ellos, cuanto sea, quieren manipular a los demás para su propio favor y eso nunca ha cambiado jamás.

“Esa cosa del poder, esa ansiedad en la que se dan cuenta que pueden hacerlo porque los demás los siguen”.

—Porque tienen la facilidad, tienen las herramientas…—acota Majo.

—No, esas no son herramientas, en principio no…

—Pero cuando empiezan a adquirir máquinas y todo eso… —insiste la zapatista.

—Pero esas gentes no son las que construyen las máquinas…

—No, pero tienen el dinero para comprar.

—No, al principio, de dónde sacaron el dinero. Al principio de todo no existía el dinero…

—De alguna manera tuvieron que hacerle para adueñarse de todo y apropiarse del trabajador…

—Para mí que sí que ha habido cambio —interviene Xime— ¿sabe por qué? En la vida de antes, a comparación de ahora, no es muy cambiado en el pensamiento. También en la vida de los pueblos, porque antes no había todo lo que hay ahora. Un ejemplo: así como el celular, antes no había buen celular, que ya con pantalla y esto, solo era un telefonito chiquitito, pero ahora no, ya hay más que eso, entonces, todo eso, ¿adónde está saliendo?, ¿de dónde viene?, ¿de dónde lo sacan para hacer todas esas cosas?

“Lo que ahora se está cambiando mucho en la juventud, porque en la vida de nuestros abuelos de antes no conocían el teléfono, ni la computadora, ni la televisión, ni la energía, o sea nada, sino que vivían así nada más, por medio de que se levanta uno porque ya está viendo que está saliendo el sol y hasta sabían los horarios: a qué hora sale el sol y qué hora es cuando ya es mediodía, y también al anochecer es lo mismo y también se guían por los gallos, que cuando canta un gallo ya es esa hora, entonces, todo eso es lo que vivían antes y no había carreteras, como transporte público, aviones, no había todo eso, pero ahora ya hay todo eso, entonces, nuestros abuelos se dedicaron a trabajar más la tierra.

“Ahora ya no, ahora los jóvenes ya no quieren trabajar la tierra, ahora quieren trabajar y vivir por el dinero, mientras que la tierra ahí está. Todos están migrando a la ciudad por tener dinero o plata, como dicen, entonces eso sí ha habido mucho cambio en lo personal y es ahí donde el capitalismo aprovecha, porque ve cómo está la situación para traer más gente, los campesinos y los obreros, y esos ya son sus esclavos, antes sí son pagados, pero es una miseria que les pagan, o sea no hay cosa buena…

El avistamiento de tierra de la embarcación del EZLN que fue a Europa. María Secco

“Porque antes, los que son poderosos, los que se sienten poderosos, escogieron donde es tierra aplanada. No escogieron los cerros: las serranías se las dejaron a los pobres y ellos escogieron donde es pura tierra aplanada, entonces por esa tierra aplanada ya le sacó todo el jugo que tiene la madre tierra y ahora ya no hay dónde va a sacar más, porque ya todo está contaminado de todo lo que hacen”.

Tras la reflexión de Xime, el capitán Lulu alista la suya:

—Pero entonces tenemos suerte, porque ahora los que supuestamente son los más poderosos del mundo, quieren cambiar. Ellos mismos dicen que el capitalismo ya no funciona y quieren una forma de socialismo, comunismo, para todo el mundo: Bill Gates y sus amigos, Warren Buffett, todos esos superricos, los de las grandes compañías multinacionales se reunieron —todos los años se reúnen—, las mil compañías y la gente más rica del mundo, junto con las más importantes cabezas de los estados, de los países, se encuentran todos los años en Davos, Suiza. Ahí hacen un encuentro, hablan del futuro del mundo y ellos, como tienen casi todo el poder en el mundo, hacen los planes. No es nuevo, lo hacen hace tiempo, pero ahora sale más al público, porque ahora sus ideas están publicadas y dicen que ahora van a terminar con el capitalismo, que lo van a terminar.

— Solo le van a poner otro nombre…—comenta Majo.

—Le van a poner socialismo pero es lo mismo. Por eso, lo que yo me refiero es que no es el capitalismo lo malo, porque el nombre que le das es una cosa, el problema que siempre ha habido, el problema de hace 5,000 años, 10,000 años, 200 años y ahora, el problema es que hay unos poquitos que pueden manejar todo el mundo entero. Son unos poquitos, un manojo de gente, y los demás se dejan manejar, se dejan manipular, ese es el problema: el problema que yo veo —es mi opinión personal— es que la gente no toma la responsabilidad de su propia vida y dicen: ‘yo no tengo de jefe a nadie’.

“Así debe ser: ni jefe ni nada de eso, yo soy responsable para mí mismo, para mi familia, para mi entorno, que ya no venga nadie a decirme qué tengo que hacer.

“Y para eso, por supuesto que uno tiene que ponerse las pilas y tiene que saber de todo. Tiene que empezar a saber del entorno, de cómo funcionan las cosas, tiene que saber de la región, se necesita no mucha sabiduría, pero por lo menos hay que tener una idea de cómo está, para dónde va y cómo funcionan las cosas.

“Cada persona es capaz de decidir cualquier cosa que es parte de su vida y tú, cuando estás aquí, por ejemplo, el barco es parte de tu vida, entonces, deberías tener el interés de saber qué está pasando aquí, por dónde vamos y por qué y tomar parte de las decisiones. Debería ser así, por eso a mí no me gusta cuando me llaman capitán. Yo soy coordinador, yo coordino nada más, normalmente les dejo la decisión a la gente al máximo posible.

“Sí tengo mucha experiencia en la navegación y eso, pero igual puedo fallar…”

—Mientras nos lleve hasta Vigo todo está bien —bromea Majo.

—…Pero cada persona debe de tomar una posición en su vida cuando se trata de su vida. Si ustedes que están conmigo y son parte, entonces, la mejor forma sería no dejarle las decisiones a una persona, sino tener suficiente interés de informarse, de buscar dónde estamos, para dónde vamos, por qué, porque eso es así o porque no es así… Es normal que cuando yo quiero aprender algo me busco a alguien que sabe más que yo e intento aprender y escucho las opiniones de la persona, pero siempre debo tener en la cabeza que igual puede fallar, puede ser errónea la decisión de esa persona, entonces, mejor yo mismo busco aprender, aunque sea básico, pero aprender cómo van las cosas para yo mismo poder hacer la decisión, o por lo menos controlar que esa persona no me va a manipular, porque eso es lo que pasa en el mundo desde el principio, eso nunca ha cambiado, nunca jamás, así, donde todavía no tenía máquinas ni herramientas.

“Cambió con el primero que se dio cuenta que puede manipular a los demás, solamente con contarles una historia y que no hace falta ni un arma ni nada. El humano tiene un poquito de esa actitud: cuando se encuentra a alguien que toma la decisión, dice: ‘ah, mejor le cedemos a él y así no necesito pensar’.

“El primero que empezó a manipular, lo ha hecho porque él quería ir para allá y no para el otro lado, y así empezó la historia, eso es lo que pienso y así ha sido siempre, desde hace 10 mil años, al igual que hoy”. 

(FIN DE LA PRIMERA TEMPORADA) 


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.