Se comenta

Se Comenta

Editoriales

Que algunos gobiernos locales, como el de Ecatepec, Teotihuacan y algunos otros, están en una extraña ironía: claramente muestran ser opacos. Guardan en misterio la información acerca de los recursos públicos destinados al pago de aguinaldos y sueldos del último mes del año. Aunque presumieron lo contrario durante los informes de gobierno, “queman” a la 4T al negarse a cualquier cosa que suene a rendición de cuentas.

Que cada vez hay más versiones acerca de que César Sánchez Millán, Director General del Registro Civil, por capricho o impulso de su amigo y subordinado Carlos Colín García, presuntamente se empecina en imponer a los oficiales del Registro Civil en el Estado de México, sin negociar con quienes al final del día terminan pagando el salario a dichos servidores públicos: los presidentes municipales, hoy mayoritariamente de oposición. Y es que señalan que César Sánchez Millán, para no dejar sin trabajo a varios correligionarios priistas, está metiendo operadores políticos en municipios, principalmente morenistas, mismos que no están cediendo a sus pretensiones.

Que estos personajes del Registro Civil tratan a los presidentes municipales como sus empleados, sin tomar en cuenta la autonomía municipal o privilegiando la vía del diálogo y los acuerdos. ¿Qué peso tendrá en esto la opinión del diputado Maurilio Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política?

Ojalá y que la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos, no haga suya la pugna que irresponsablemente están iniciando sus subordinados, lo que puede generar un conflicto constitucional, político y sobre todo, impidiendo la prestación de tan importante servicio público.

Que el alcalde Coacalco, Darwin Eslava, dio a conocer que serán las autoridades competentes quienes determinen si existe un desfalco en el organismo de agua de su demarcación, aunque advirtió que la denuncia presentada por el séptimo regidor se deriva de la renuncia de la gerente de finanzas que al dejar su puesto, se llevó las contraseñas y la FIEL, lo que impidió baja SAT. Eslava se justifica con auditorías internas, y lo demás “es una cuestión de percepción, lo que se entiende como un desfalco”. Ándele pues.

OPINIONES MÁS VISTAS