Había una vez un partido de izquierda (PRD)

  • ADN mexiquense
  • Eduardo Garduño Campa

Edomex /

En 1988 las elecciones presidenciales marcaron un antes y un después en los procesos electorales en nuestro país. Todo estaba listo para que sin ningún problema llegara a la presidencia de la república Carlos Salinas de Gortari, el abanderado del PRI. Le competían Cuauhtémoc Cárdenas por el Frente Democrático Nacional, que aglutinaba al PARM, PPS, PST y al final se sumó el PMS, así como la corriente democrática que perteneció al PRI y que tuvo que salirse del partido en el poder.

Por el PAN, Manuel J. Clouthier y por el PMT, Rosario Ibarra.

Pero, oh sorpresa, las elecciones no fueron un trámite para el PRI como lo habían sido en el pasado; era el comienzo de una nueva era democrática en el país. La autoridad electoral, controlada por el Estado, dio el triunfo a Salinas de Gortari, a pesar de que se documentaron las irregularidades y la ilegitimidad con la que llegaba.

De esas elecciones algunos partidos se fusionaron y fundaron el PRD, que de inmediato se constituyó en la opción de izquierda real para los grupos progresistas y contestatarios que exigían un país más libre democrático y con menos desigualdades.

El Estado de México fue uno de sus principales bastiones, por momentos fue la segunda fuerza y además un referente de la oposición, cuando hacían alianzas el PAN y el PRI a la hora de votar ciertas reformas en la legislatura mexiquense.

El PRD, en el Estado de México lo fundan integrantes del extinto partido comunista, como Reynaldo Rosales, Alejandro Encinas, Marcos Álvarez, Luis León Mendiola y otros más, pero también grupos sociales como Izquierda Unida, UPREZ, GAP, MOVIDig y líderes de sindicatos independientes, entre muchas organizaciones más.

Se fortaleció el PRD y su bastión lo tuvo en municipios populosos como Nezahualcóyotl, Texcoco, Los Reyes, Chalco, Ecatepec y otros más. En la zona sur mexiquense, Tejupilco y Luvianos. Esporádicamente en algunos municipios del valle de Toluca, cuando los candidatos del PRI no eran aceptados por los vecinos.

Pero el PRD era oposición. En las elecciones de 2011 quedó en segundo lugar con Alejandro Encinas como candidato. Eso fue lo más cerca que estuvo de ganar la gubernatura mexiquense.

En el 2012 todavía con Andrés Manel López Obrador como candidato presidencial, tuvo sus posiciones, que fueron las últimas, porque en el 2015 ya estaba solo. En el 2018 su alianza con el PAN le da un respiro; en 2021 ya no estaba en condiciones de competir y para este 2024 el PRD está por desparecer.

En seis años se acabó el PRD. Del partido de izquierda y contestatario, al partido satélite y comparsa del PRI y del PAN. 

Una pena.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.