Los actores ocultos en las campañas

  • ADN mexiquense
  • Eduardo Garduño Campa

Estado de México /

A 10 días de que concluyan las campañas para la elección de presidencia de la República, Senado, diputados federales, locales y presidencias municipales (en el caso del Estado de México, porque en otras entidades habrá también elección de gobernador), los procesos están marcados por la participación de actores ajenos a la política aparentemente, pero inmiscuidos en ella y que han enrarecido el proceso electoral.

No es para nada un hecho alejado y mucho menos un asunto menor la participación de estos personajes ajenos, pero con mucha influencia en ella por la necesidad de cubrir sus intereses. Han puesto en jaque a las autoridades civiles y a las electorales en este proceso.

La presencia del crimen organizado es más que obvia en este proceso electoral, no sólo en el Estado de México sino en otras entidades, pero hablando estrictamente de lo que sucede en el territorio mexiquense, es obvio que están tratando de imponer sus condiciones para no haber afectado sus intereses.

No se trata de unos cuantos municipios, al contrario, es preocupante que sean más de la mitad donde se advierte la presencia de los intereses que tienen quienes viven en la clandestinidad y tienen amenazada a la población.

No dudemos que tal vez por esta penetración de los grupos delincuenciales en el proceso electoral local para alcaldes y diputados, los candidatos estén haciendo campañas muy discretas y casi imperceptibles ante la ciudadanía por el miedo a posibles eventos indeseables.

Negar por parte de las autoridades civiles y electorales la intromisión es insultar la inteligencia de los ciudadanos que no sólo la perciben, la sienten y la ven, sino que están en algunos casos sometidos a los criminales.

Ojalá que las autoridades de los tres niveles de gobierno se comporten a la altura de las circunstancias, y garanticen a los candidatos y candidatas, en lo que resta de las actividades proselitistas, no sólo su seguridad e integridad personal, sino la de los ciudadanos que los acompañen y de todos los involucrados en este proceso.

Está tan enrarecido el panorama, que hay municipios donde los candidatos no los conoce ni la mitad de la población porque no han hecho campaña o tal vez porque estas han sido muy discretas, muy domiciliadas, para no salir y exponerse ante quienes no los avalan como candidatos. Ojo, eso es muy riesgoso.

Este proceso electoral pasará a la historia no sólo por la elección presidencial en la que muy probablemente llegue una mujer a ocupar la silla, sino por la violencia que se ha vivido sobre todo en las campañas locales, específicamente en las municipales.

Quedan 10 días para que los candidatos y las candidatas que no han sido muy visibles lo sean, a fin de involucrar a los ciudadanos a que participen, y sobre todo a que conozcan sus propuestas, que sepan qué están haciendo y qué falta por hacer. La verdad, que sea para bien y no ponga en riesgo ni a los aspirantes y su gente cercana, y mucho menos a la ciudadanía.

Es tiempo de que las autoridades hagan valer su peso y eviten la intromisión de quienes tanto daño le han hecho a la ciudadanía. Lo veremos.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.