Intelecto opuesto

¿Cómo volver a la normalidad?

Eduardo González

El estado inicia un esperado retorno a la normalidad con lo que ello implica en todos los sentidos, tanto de riesgo epidemiológico como de animadversión social y mal humor generalizado producto del encierro de varios meses de la mayor parte de la población.

Ayer se tuvo una especie de prueba anárquica con la apertura de la Plaza Independencia en Pachuca que de inmediato lució repleta de paseantes y la gente volvió a tomar las bancas, la pérgola y todos los espacios públicos a los pies del Reloj Monumental.

Sin embargo hay otro gran sector que defiende el hecho de luchar contra una pandemia desde cada trinchera, la personal en particular, respetando las medidas de la contingencia y por decencia ante la gran labor de médicos, enfermeras y personal de salud quienes han arriesgado la vida todos estos meses, como para provocar que se tenga un colapso en clínicas y hospitales.

¿Cómo lidiar con la pandemia, la vuelta a la normalidad y el mal humor de la gente?, la realidad nos comenzará a ubicar en cada uno de nuestros lados y ahí comenzarán a florecer las personalidades, como por ejemplo, el hecho de que una mamá o un papá se moleste porque a su hijo lo contagiaron de gripe en la escuela, o si acude un cliente a la panadería y por detrás le tosen, o simplemente cuando veamos al caminar que alguien viene muy enfermo o con síntomas visibles en el transporte.

¿Qué vamos a hacer y cómo nos vamos a comportar? Acudir a un establecimiento que busca reactivar la economía y sentir repulsión psicológica de que no se están aplicando las medidas sanitarias y que estamos en riesgo, es una cuestión que parece un tanto banal y hasta poco identificable, pero es lo que ocurrirá una vez que todos estemos en las calles las próximas semanas. 

¿Cómo volver a la normalidad sin dejar de pensar que todos están contagiados, o al contrario, que nadie puede ya enfermarse y morir?

twitter: @laloflu

OPINIONES MÁS VISTAS