Claudia y Clara: mirada de mujer

Ciudad de México /

Algo extraordinario e inédito se está produciendo en los actos de campaña de Claudia Sheinbaum. Es un fenómeno que, a pesar de haber filmado movimientos sociales durante tantos años, nunca había registrado con mi cámara. Mirar a las mujeres mirar a Claudia es un sorprendente y conmovedor juego de espejos.

En ella ven un futuro al alcance de la mano las más jóvenes y la esperanza renovada de que su vida será distinta da un brillo singular a sus miradas. Un brillo que queda registrado por los celulares en la serie interminable de selfis que con ella se toman.

En sus madres, cuando ven a la candidata y la abrazan y le hablan al oído y le reclaman y le exigen y la alientan, creo descubrir la satisfacción de quien sabe que sus luchas y afanes no han sido en vano. Ternura desbordada despierta en las ancianas que a su vez a ella la desarman. En el abrazo se deshacen, se funden.

Otro tanto sucede al acompañar en sus recorridos por la ciudad a Clara Brugada; también en ella se ven reflejadas miles de mujeres que asisten a los actos que convoca, en ella se reconocen, como ella se saben capaces de vencer, de gobernar, de hacer posible la Utopía.

A Claudia y Clara; la lucha las hermana. Desde que eran estudiantes, una de Física en la UNAM, otra de Economía en la UAM, con megáfono en mano, pancartas o volantes recorrían plazas y calles en nuestro país.

Siempre de izquierda, consecuentes ambas, pero jamás dogmáticas, creyeron posible —cuando eso parecía una locura— transformar a México por la vía democrática y pacífica; lucharon hombro con hombro junto a Andrés Manuel López Obrador y no se rindieron hasta lograrlo.

Ahí en las calles comenzaron a verlas, en marchas, mítines o plantones, muchas de las mujeres que hoy se miran en ellas reflejadas y que en ellas depositan sus esperanzas de dar continuidad, consolidar y profundizar la transformación de México.

Las vieron sobreponerse a las derrotas, resistir, persistir y vencer. De una generación a otra y luego a otra ha pasado la historia de lucha de estas dos mujeres que, es a final de cuentas, la historia de lucha de nuestro pueblo contra el viejo régimen corrupto que sometió y saqueó a México por más de 36 años.

La conocí en las marchas del CEU dice alguna, luche a su lado en San Miguel Teotongo afirma otra, yo las vi a las dos en la marcha del desafuero dice una más. En ellas se reconocen; por ellas votaron para que gobernaran una la CdMx y la otra Iztapalapa y por ellas habrán de votar de nuevo este 2 de junio.

Serenidad, esperanza y certeza, como la que Claudia y Clara qué, han demostrado saber gobernar, garantizan es lo que este país necesita y lo que veo que las mujeres —como si se estuvieran viendo en el espejo— miran en ellas.

¿A quién puede servir de espejo Xóchitl Gálvez o Santiago Taboada? ¿Quién identificarse con la rabia y el miedo que pregonan? ¿A quién pueden tocar con su estridencia? ¿A quién convencer con esa visión masculinizada que solo a la fuerza apela?

Miedo y con razón es el que sienten Xóchitl y Taboada, hechura los dos de charlatanes y publicistas. Rabia la del PRI y el PAN que los postularon y que hoy, demasiado tarde, se dan cuenta de que los arrastrarán al abismo. Que se hundan. Allá ellos.

Yo por mi parte y espero que usted piense lo mismo considero qué es una maravilla, un enorme privilegio vivir este momento y ver, con Claudia y con Clara cómo la mirada compasiva, cercana, certera y profunda de la mujer, de las mujeres, se extiende, por fin, a los largo y ancho de este país.


  • Epigmenio Ibarra
  • Periodista y productor. Fundador de la prodcutora Argos. Corresponsal de guerra entre 1980 y 1990 / Escribe todos los miércoles su columna "Itinerarios"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.