¿Dónde está la pobreza extrema en México?

Ciudad de México /

En mi columna anterior me referí a lo inadmisible que resulta el que haya millones de mexicanos en situación de pobreza extrema. En esta ocasión hablaré de la ubicación geográfica de las personas en esa condición. Saber dónde viven los mexicanos más pobres es crucial para poder diseñar políticas públicas adecuadas para tratar de erradicar, o al menos disminuir significativamente, la pobreza extrema del país.

Se suele pensar que es obvio en dónde están los pobres extremos en México. La versión más común asocia la pobreza extrema con las zonas rurales, con la población indígena y con el sur del país. Esto es parcialmente cierto ya que, en efecto, las tasas de pobreza extrema son más elevadas en estas regiones o grupos poblacionales. Por ejemplo, la tasa de pobreza extrema multidimensional en zonas rurales en 2022 era de 14.9 por ciento, mientras que en zonas urbanas era de sólo 4.5 por ciento. De igual forma, la tasa de pobreza extrema por ingresos en zonas rurales era de 19.5 por ciento, mientras que su equivalente en zonas urbanas era de solo 9.6 por ciento. Sin embargo, en términos del número absoluto de personas pobres extremas, la distribución es ligeramente diferente. En lo relativo a la pobreza extrema multidimensional, por ejemplo, hay 4.7 millones de personas pobres en zonas rurales y 4.4 millones en zonas urbanas, pero en lo que se refiere a la pobreza extrema por ingresos, en 2022 había 6.2 millones de pobres extremos en zonas rurales y 9.6 millones de pobres extremos en zonas urbanas.

Estas cifras muestran que, en términos relativos, es cierto que la pobreza extrema es más prevalente en zonas rurales que en zonas urbanas, pero en términos absolutos hay 55 por ciento más pobres extremos por ingresos en zonas urbanas que en zonas rurales. Algo similar ocurre con la población indígena y con el sur del país, es decir, allí se observan tasas de pobreza extrema más altas, pero no es allí dónde está la mayoría de los pobres extremos del país. La realidad es que hay más pobres extremos por ingresos en zonas urbanas, en la población no indígena y en el centro del país, que en zonas rurales, entre la población indígena y en los estados del sur. Por ejemplo, de los 20 municipios que tenían el mayor número absoluto de pobres extremos por ingresos en 2020, 8 pertenecían al Estado de México, 4 a la capital, 1 a Puebla (Puebla), 1 a Guanajuato (León), 2 a la frontera (Cd. Juárez y Tijuana), 1 a Quintana Roo (Benito Juárez), 1 a Guerrero (Acapulco) y 2 a Chiapas (Ocosingo y Tuxtla Gtz.).

Lo anterior implica que hay dos grandes tipos de pobres extremos en el país: por un lado, aquellos que viven en comunidades rurales, en zonas predominantemente indígenas, en lugares con baja densidad poblacional, en el sur-sureste del país y en zonas geográficas de difícil acceso y, por el otro, aquellos que residen en zonas urbanas, de alta densidad, en zonas periféricas de las grandes urbes fronterizas o del centro del país. Por ello, cualquier política pública que tenga como objetivo disminuir la pobreza extrema en el país deberá tener muy presente estas características de la población en situación de pobreza extrema. De otra forma, cualquier intento estará destinado al fracaso.


  • Gerardo Esquivel
  • Economista.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.