La Coordinadora y la ira presidencial

Ciudad de México /

Gil no da crédito y cobranza. Gobierno tras gobierno, maestros (es un decir) de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación hacen y deshacen en distintas ciudades del país: Oaxaca, Tuxtla, Chilpancingo, Morelia, Ciudad de México. Desde el gobierno de Fox, y aún antes, luego Calderón, igual Peña Nieto y ahora Liópez, les permiten a estos rufianes vandalizar edificios (ni más ni menos que Palacio Nacional), agredir, colapsar el tránsito. Les dio su reventada gana y bloquearon la circulación de Circuito Interior en ambos sentidos en el séptimo día de movilizaciones. Consecuencia, el infierno, en calles y avenidas del centro y sus alrededores, muy alrededores, miles y miles de personas llegaron tarde a su trabajo, al médico, a una cita.

A Gil le importa un cacahuate (que es mucho menos que una almendra) lo que demanden estos maestros que no deberían enseñar a nadie, nada se merecen después del daño que le han ocasionado a los ciudadanos de a pie. Gilga no deja de preguntarse, ¿por qué la impunidad? ¿Qué les deben, o a qué le temen las autoridades? Este es un misterio que Gamés no puede desentrañar. No faltan entre nosotros misterios sin resolver, éste es uno de ellos.

Hacemos lo que nos da la gana

Gil lo leyó en su periódico El Universal en una nota de Juan Carlos Williams: “Más de 500 agremiados de la CNTE salieron del plantón que mantienen en el Zócalo Capitalino a bordo de autobuses para manifestarse en contra de las reformas educativas implementadas en el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto y solicitaron una reunión con el Presidente además de un incremento salarial”. Dinero, prebendas, privilegios, abusos, de eso está hecha la Coordinadora. Síganlos dejando.

Cerca de las nueve de la mañana del 21 de mayo, docentes se reunieron sobre paseo de la Reforma en la Estela de Luz ubicada en la zona del bosque de Chapultepec para bloquear ambos sentidos de circuito interior, “colapsando la vialidad y dejando atorados a camiones trailers y automovilistas que circulaban en la zona”.

Después de cuatro horas de bloqueo los manifestantes se retiraron rumbo al plantón en la plancha del Zócalo. A comer, a descansar después de una jornada agotadora y a dormir en sus casitas de campaña nuevecitas. ¿Dónde las adquirieron? Se ven rete bonitas. Si usted es uno de los que quedó atrapado en el infierno, como Gil, acuérdese de que esos maestros no tienen mamacita, pero sí tienen patrocinador, eso que ni qué.

Furia en Palacio

Gil abrió los ojos de plato y plata. Carlos Pozos, conocido como el inmarcesible Lord Molécula, dio de qué hablar en redes sociales, luego de compartir una curiosa imagen del presidente Liópez. Este imposible señor compartió una imagen del mismísimo Presidente donde se observaba un rayo de luz que atraviesa al mandatario durante la conferencia matutina: “¡@lopezobrador, el iluminado! Un rayo de luz ilumina a nuestro presidente mientras contempla los avances en nuestro país”. ¿Cómo la ven? No habrá lugar en los manicomios del país para darles un lugar a muchos de los seguidores de Liópez. Carlos Pozos, Lord Molécula es licenciado en Comunicación Colectiva y Periodismo egresado de la UNAM, oh, sí. Cuenta con un diplomado en actualización periodística por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, entre otros cursos y diplomados en actualización para profesionales de la comunicación. Preparado este Lord, lo que sea de cada quien.

Mientras Lord Molécula veía un rayo divino que atravesaba a Liópez, el Presidente se daba vuelo insultando a todos los académicos, escritores, periodistas, e integrantes diversos de la comunidad cultural que firmaron un desplegado en apoyo de Xóchitl Gálvez. Les dijo esto: “Los pseudo intelectuales que también actúan como alcahuetes de la oligarquía corrupta, legitiman con toda una retacería de pseudoteorías el por qué tiene que mantenerse el régimen (…) están vendidos al servicio del régimen de opresión, serviles de la oligarquía”.

Al Presidente siempre le quedará Lord Molécula. Pas mal. Y Tintán, o como se diga.

Todo es muy raro, caracho, como diría Séneca: “No existe delito que no tenga precedente”. 

Gil s’en va


  • Gil Gamés
  • gil.games@milenio.com
  • Entre su obra destacan Me perderé contigo, Esta vez para siempre, Llamadas nocturnas, Paraísos duros de roer, Nos acompañan los muertos, El corazón es un gitano y El cerebro de mi hermano. Escribe bajo el pseudónomo de Gil Gamés de lunes a viernes su columna "Uno hasta el fondo" y todos los viernes su columna "Prácticas indecibles"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.