Xóchitl, chapeau

Ciudad de México /

Xóchitl Gálvez fue una candidata extraordinaria. Perdió por una avalancha oficialista pero la ola que ella construyó no fue una olita, tuvo frescura, ciudadanía, verdad y promesa.

Como candidata, fue ella misma de principio a fin, y peleó desde ahí, contra la abrumadora fabricación estatal de un discurso efectivo y contra los recursos de un gobierno activado a todo gas.

Lo hizo parada en partidos que venían en declive y no aportaron lo que podían, acaso porque ya no lo tenían. Dice Xóchitl Gálvez que cuando llegaba a los mítines que le armaban estos partidos tenía la impresión de que se habían movilizado para ese acto, pero que no habían estado haciendo trabajo en el territorio todo el tiempo, justo lo contrario de lo que hacían los servidores de la nación y los jóvenes construyendo el futuro para Morena.

Sobre esas bases débiles y contra ese adversario enorme, Xóchitl desplegó sus dones de persona y de candidata como nadie en esa elección. Y fue, creo yo, el gran personaje sorprendente, convincente y refrescante de 2024.

Su derrota grande dio lugar, sabemos ahora, a otro momento de grandeza democrática de Xóchitl. En cuanto vio que había perdido sin resquicio alguno llamó a su adversaria para felicitarla por su triunfo.

Momento democrático si alguno: reconocer la derrota y felicitar a la rival.

Xóchitl Gálvez es, para mí, una figura pública más grande que cualquier puesto público que pueda ganar.

Es un ejemplo y una inspiración popular en sus propios términos vitales.

A cualquier pobre que esté naciendo hoy en México, en especial a cualquier mujer, yo le deseo que sea capaz de tener una vida como la de Xóchitl, cruzar el foso de la desigualdad, aprovechar sus oportunidades, estudiar una carrera, tener un negocio y llegar joven por sus propios méritos a tener una vida independiente, autónoma, irreprochable, como la de Xóchitl, y que pueda llegar, como ella, a aspirar a la mayor posición pública de elección que pueda.

Lo mejor que puedo imaginar para este país es un destino Xóchitl de superación personal para todos los mexicanos.

Mi candidata, chapeau.


  • Héctor Aguilar Camín
  • hector.aguilarcamin@milenio.com
  • Escritor, historiador, director de la Revista Nexos, publica Día con día en Milenio de lunes a viernes
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.