¡Adiós señora Tina Galindo!

Ciudad de México /

Desde mediados de 2016, o sea hace cerca de ocho años, empecé a trabajar cerca de ella, pues junto con Morris Gilbert y OCESA, produjo entonces el musical El hombre de La Mancha, en un montaje maravilloso que, por cierto, ganó todos los premios de aquel año.

Recuerdo que al principio me costó un poco de trabajo acercarme a ella, pues me parecía muy seria y con un fuerte carácter; sin embargo, esa era sólo la apariencia, pues con el tiempo me di cuenta que era divertida, informal, afable y se podía establecer una relación cordial y muy productiva.

El martes pasado Tina Galindo falleció y las anécdotas e historias de los muchos, muchísimos, artistas, creativos, productores que convivieron con ella han inundado todos los medios de comunicación y las redes sociales, donde se ha destacado en algunos de ellos una sensación similar a la que yo tuve en un inicio, y cómo cambió para todos, pues, como lo ha dicho su hermana María Elena, la famosa Gordita Galindo: “la aparente dureza de Tina era sólo una cobertura, una máscara defensiva, pues en realidad tenía un gran y muy sensible corazón”.

A esto hay que sumar su talento y trabajo, que la colocaron como un referente de la producción teatral en nuestro país.

Su carrera en este terreno arrancó hace más de medio siglo, exactamente en 1972, cuando produjo El efecto de los rayos gama sobre las caléndulas, un histórico montaje dirigido por Nancy Cárdenas, protagonizado por Carmen Montejo.

Fue también en otra obra encabezada por Nancy Cárdenas en la que Tina mostró que su compromiso con el teatro no era sólo artístico, sino social. En 1974 la directora estaba por estrenar Los chicos de la banda, con temática gay, y en entonces delegado en la Cuauhtémoc no lo permitió.

Tina se solidarizó y gestionó para que la obra se estrenara en el teatro de los Insurgentes. Lo cual finalmente sucedió.

Y exactamente en el Insurgentes, fue donde Tina se asentó y lo convirtió en un referente de teatro de calidad.

Gracias a su impulso pudimos disfrutar en ese mítico recinto del sur de la ciudad de grandes musicales como Víctor Victoria, Una Eva y dos patanes, Cabaret, La novicia rebelde, Anita la huerfanita, y más recientemente Sugar, la mayoría de ellas en sociedad con Claudio Carrera.

De montajes vanguardistas e inquietantes como Todo sobre mi madre, Juegos siniestros, Cock, Nadando con Tiburones, El curioso incidente a la medianoche, Amor, dolor y lo que traía puesto, Network…

Además, en sociedad con Morris Gilbert y Claudio Carrera produjo la ya mencionada El hombre de La Mancha y más recientemente Hello Dolly!, con un elenco maravilloso encabezada por su queridísima Daniela Romo, con quien Tina colaboró como su manager, su guía, su maestra e inspiración a lo largo de 44 años.

Además de su labor en el teatro, Tina tuvo importantes cargos en el mundo de la televisión, la música, la administración cultural…

Una mujer valiente, atrevida, comprometida, talentosa, trabajadora, apasionada, entregada, visionaria, directa... Una figura capital en el mundo del teatro y los espectáculos en los últimos 50 años en nuestro país.

¡Adiós doña Tina Galindo; un gusto haberla conocido y haber estado cerca de su brillo!


  • Hugo Hernández
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.