PIC NIC

Ciudad de México /

El próximo sábado 24 de febrero se cumplirán dos años de la invasión rusa a Ucrania; y el 7 de marzo entrante harán ya cinco meses del ataque terrorista de Hamas a Israel. Si bien ambas guerras han captado la atención del mundo entero, los conflictos bélicos que se viven hoy en el planeta son muchos más.

Según Armed Conflict Survey --elaborado por el International Institute for Strategic Studies (IISS)--, existían al inicio de esta década 331 conflictos armados localizados en seis regiones del orbe (Medio Oriente y Norte de África, Asia, Asia-Pacífico, Europa y Eurasia, América y África Subsahariana), a los cuales se han sumado al menos los dos ya mencionados.

Parece que el afán de guerra de los seres humanos no tiene límite.

Es por ello que la actual temporada de la obra PIC NIC no resulta solamente oportuna, sino más bien indispensable.

Asistir a este montaje me hizo pensar en los títulos de dos textos del gran Italo Calvino: El castillo de los destinos cruzados y La taberna de los destinos cruzados, porque creo que PIC NIC bien podía subtitularse “el montaje de los destinos teatrales cruzados”.

Y esos destinos son los de Fernando Arrabal (autor), Marta Luna (directora), Alberto Estrella y Víctor Carpinteiro (actores).

Explico mis porqués:

Primer destino: El autor.

Según la biografía que publica el Instituto Cervantes de Arrabal, se trata de un “autor prolífico de teatro, cuyas obras se identifican con el teatro del absurdo. En 1963 creó el Movimiento Pánico, alusivo al dios griego Pan, y a finales de esa década era ya el dramaturgo contemporáneo más representado”.

En nuestro país varias de sus obras han sido llevadas a escena, como Fando y Lis, El cementerio de automóviles, y El jardín de las delicias.

A sus 91 años vive en París y forma parte del Colegio de Patafísica como Sátrapa Patafísico.

Segundo destino: La directora.

Egresada de la Escuela Nacional de Arte teatral y con estudios de postgrado en Checoslovaquia, Marta ha dirigido montajes inolvidables como La ópera de los tres centavos, Exiliados, El ritual de la salamandra, Este es mi nuevo show, Un tranvía llamado deseo, Los buenos manejos, Parada San Ángel, entre otros.

Brecht, Joyce, Carballido, Argüelles, Williams, Ibargüengoitia, Pinter, Garro son algunos de los autores de las obras que ha llevado a escena y que le han permitido dirigir a los principales actores de este país.

En las últimas décadas ha dedicado gran parte de su tiempo a la dirección televisiva.

Tercer destino: Alberto Estrella

El mundo entero (literal) lo conoció en 1986 pues fue el protagonista del video con el que se dio inicio al Mundial de futbol que tuvo como sede México. De ahí saltó a la actuación y ha sido parte de los elencos de cientos de películas, telenovelas y, por supuesto, obras de teatro.

Entre las muchas puestas escenas en las que ha participado están La noche de las tribadas, Muerte súbita, El charco inútil, Las bestias solitarias y próximamente Requiem.

Además de actuar, Alberto se ha acercado con gran éxito a la dramaturgia, la dirección escénica y la docencia; y es la mitad del alma del maravilloso espacio El círculo teatral.

Cuarto destino: Víctor Carpinteiro.

Es la otra mitad del alma de El círculo teatral, donde lo mismo actúa, que dirige, da clases, produce o gestiona todo lo que tenga que ver con el arte escénico.

Danzón, al lado de María Rojo lo lanzó al estrellato cinematográfico, y desde entonces no ha dejado de trabajar en montajes como El deseo, Lupe-hombre, Las criadas, Tili tili bom, Hotel Juárez, y una larga y versátil lista de montajes, que han tenido y tienen como denominador común la búsqueda y el compromiso social.

Hoy, esos cuatro destinos se reúnen PIC NIC, un montaje para el que el calificativo GENIAL se queda corto.

El texto de Arrabal, como todos los suyos, es brillante, inteligente, agudo. No deja títere con cabeza. Fue escrito hace más de 70 años, en 1952, y lastimosamente sigue más vigente que nunca. El retrato que hace de la guerra puede aplicarse hoy a todos los conflictos, y no sólo los propiamente bélicos entre países o grupos étnicos y religiosos, sino a las confrontaciones vecinales, políticas, familiares, que siempre son absurdas.

Al libreto hay que sumarle la más que profunda y excelentemente bien lograda dirección escénica de la MAESTRA Luna. Qué gusto verla de regreso en un montaje como éste, en el que su enorme capacidad queda otra vez de manifiesto.

El ritmo ágil y vertiginoso (¡hasta motorizado!) del montaje, se redondea con cuadros geniales. Todo momento está cuidado y no olvida en ningún segundo que PIC NIC es un texto del Teatro del absurdo, y cada movimiento, cada acción, cada gesto, así lo remarca.

¡Aleluya por este regreso MAESTRA!

Alberto Estrella, ¡qué gran estrella! (en la mejor de las acepciones). Lleva sobre sus hombres el peso del montaje, y cada gota de sudor que derrama está más que justificada. Brillantísima actuación, y el momento del ballet realmente SOBERBIO.

Víctor Carpinteiro bien, como siempre, en el personaje del Señor enemigo, en un medio tono que contrasta estupendamente bien con la festividad y grandilocuencia del resto de los personajes.

A estos cuatro destinos entrecruzados hay que agregar otros más:

David Hevia y Aine Martelli dan vida a los padres del protagonista. Ambos geniales, en un tono casi clownesco. David se lanza materialmente sin paracaídas de la mano de su directora y sorprende con un par de números musicales dignos de ovación.

Completan el reparto los jóvenes actores Erick Jiménez y Monserrat Ponce, y el pianista Alfonso Burgos. Los tres más que a la altura de la puesta en escena.

PIC NIC es de esos montajes memorables que todo teatrófilo, teatrero y el público en general no debe perderse.

Se presenta sólo dos fines de semana más, de viernes a domingo en el muy acogedor espacio de El Circulo teatral, en la calle de Veracruz, número 107, en la colonia Condesa.

Qué razón tenía Italo Calvino: hay destinos que se entrecruzan y su intersección tiene efectos maravillosos… como éste.


  • Hugo Hernández
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.