Política cero

Maldito López-Gatell y ‘El chacal de la trompeta’

Jairo Calixto Albarrán

Maldito seas, López-Gatell, porque desde tus privilegios de altísimo funcionario, haz hecho todo lo posible por acabar con los mexicanos. ¿Pero sabes qué? Ya no nos engañas, tu plan maestro para darle crank a la patria ha sido descubierto a pesar de tus mentiras, de tus hipócritas y condescendientes sonrisas que les arrojas al rostro a quienes osan criticar tus gráficas que no entienden no por falta de sinopsis sino de sinapsis.

O sea, we, es tan mezquina tu soberbia que no solo incitas a la gente a ir a las tiendas (hay pruebas de que estás detrás de los teleofertones de temporada), y empujas a los buenos a los bules (dicen que por tu consejo El Potrillo hizo la boda de su hija en plena pandemia, argumentando que no había riesgo de contagio), y para colmo no tuviste los tanates para ayudar al góber Diego Sinhue de Guanajuato a agarrar a El Marro, el rey del biutiful, digo, del huachicol —que según su fanaticada blanquiazul era El Mencho, luego dirán que fue Mengele— al que agarró solitititito como cuando Tarzán se peleaba con gorilas y leones espetando ¡Kriga! ¡Kriga! ¡Bundolo mata!

Maldito Gatell, debes ser ubicuo porque mientras escondes a los miles de millones de muertos y ocultas a los infectados como alegan los gobers que buscan tu destitución (los mismos que viven en la plenitud de su pinchi Mirreynato, aunque ya varios se bajaron de la abajofirmancia, qué raro) con apoyo de Acción Nacional (Markititititito Cortés cuando no se pone las tangas de Serrano Limón, es todo un estadista) y el PRD (los Chuchos son unos loquillos), grandes admiradores de Bolsonaro, vas por la calle estornudando para acabarnos de pudrir.

No dudaría que los nuevos brotes de covid-19 en Europa y Asia sean por tu culpa.

Por eso ya estábamos agarrando nuestros pertrechos para levantarnos en armas como sugirió el expresichente Jelipillo, gran luchador del haiga sido como haiga sido, en contra del comunismo sovietizante por todos tan temido.

Lástima que luego el Jelipe reculó explicando que en su reunión de la BOA Internacional (hasta pensé que Don Francisco iba a ser el maestro de ceremonias junto con el Huero Castañuelas disfrazado de El chacal de la trompeta bailando al ritmo de “¡Yyyyyy, fueeeraaa!), no dijo lo que todos oímos que dijo alegando que él no es él cuando toma, lo cual tiene lógica.

¡Felipe no nos va a llevar a la guerra, qué dolor, qué dolor, qué pena!

¡Te odio, López-Gatell!

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

OPINIONES MÁS VISTAS