¿No que no tronabas, pistolita?

Ciudad de México /

Por supuesto, no vamos a acusar a Claudio XXX González de ser ni un estadista ni una lumbrera política. De hecho, se trata de un millonario nada seductor que es muy básico y por eso puede decir que su “extraordinaria candidata” (no se rían) perdió porque los malvados comunistas de la Cuatroté la asociaron a una marca de por sí muy desprestigiada como la del PRIAN. (Al PRD ni lo mencionó porque ya ni existe). Mr. González con trabajos está al nivel de Rubén Albarrán, el gritante de Café Tacuba que hace ver a Lupita Loaeza como una genio. O sea, si alguien arrojó a los brazos del PRI y el PAN, cuestionados por su reaccionaria corrupción, fue precisamente el plutócrata que sigue tratando de justificar la espeluznante derrota sin la menor autocrítica.

Así son los autócratas.

Seguramente a mi Claudio le dio el soponcio cuando -en venganza por haber dicho que México no se iba a convertir en Venezuela- el PAN anunció que iba a entrarle a los debates sobre la Reforma al Poder Judicial. Dicho ni más ni menos que por Jorge Romero, el que dicen que es el CEO del Cártel Inmobiliario del PAN, quien ya se dio cuenta que si se sigue poniendo los moños se lo puede cargar el payaso. Bueno, hasta Lady X pospuso su gira del Adiós y me saludas a nunca vuelvas, para irse al Senado a participar en esas discusiones. ¿No que no tronabas, pistolita?

Para ser más chairos que los chairos, los derechairos blanquiazules van a terminar proponiendo que quienes aspiren a ser jueces y magistrados, tendrán que demostrar que están en las antípodas judiciales de la ministra Piña, Alcántara Carrancá y Luis María Aguilar.

Bueno, hasta el empresariado, siempre enemigo de AMLO, metido hasta el tuétano en el financiamiento de las campañas negras en contra de Claudia Sheibaum, le fue a rendir pleitesía a la Presidenta electa prometiéndole una inversión de 42 mil mdd. Digo, saben que les va a redituar porque por mucho que Grupo México y Femsa hagan melodrama ranchero, a los magnates les ha ido bien en este sexenio marxista. Y es muy probable que, con la prosperidad compartida, les vaya mejor. Mucho mejor que con el rancio, raquítico, melifluo y mezquino neoliberalismo salinista-zedillista-foxista-calderonista-peñista.

Ahora, ¿será capaz la oligarquía de renunciar a la avaricia que la caracteriza, para darle un matiz social a la acumulación originaria de capital y construir una modalidad más humanista de la explotación del hombre por el hombre?


  • Jairo Calixto Albarrán
  • jairo.calixto@milenio.com
  • Periodista producto de un extraño experimento cultural-social-educativo marxista, rockero, populachero, libresco y televisionudo / Escribe de lunes a viernes su columna "Política cero"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.