¿Qué tan colaterales son los daños colaterales?

Ciudad de México /

Como si no fuera suficiente con el escandaloso show que ofreció Xóchitl Gálvez en el debate (sobre todo cuando trató de convertir su metidota de pata con la bandera al revés como una declaración de principios sobre lo mal qué está el país, no se rían virgencita plis), se desataron los daños colaterales.

Número uno, nadie se ofreció ni de manera misericordioso a hablar del PRD al que todos pelusearon y abandonaron en la invisibilidad, pues ni es democrático ni es partido ni está soleado. Número dos, la señora doctora Denise Thriller, digo Dresser, anunció urbi et orbi que jamás de los jamases sería asesora de Claudia Sheinbaum, Claudia debe estar devastada. Número tres, el INE todo lo que pudo hacer mal lo hizo mal y quedó como el cohetero: las preguntas parecían hechas por Sarmiento, Ferriz y Rivapayaso (cuestionamientos tipo “Con la certeza de que México se está cayendo a pedazos y nada sirve por culpa de esta dictadura, ¿qué haría usted para regresar a la senda del bien?”), sin soslayar la pavorosa escenografía que fue una mentada para el diseño gráfico en la que se gastaron 11 millones de pesos, para que pareciera un homenaje Raúl Velasco en México, magia y encuentro, además de la absurda incapacidad para llevar un cronómetro que terminó por beneficiar a Lady X (a lo mejor le regalaron minutos para que hiciera más osos para entretener al público). Número cuatro, los programas de debate en medios convencionales llenos de Paleros de Alazraki por más que lo intentaron, no pudieron salvar a la candidata del huipil y hasta en Latinus, con Loret casi llorando, tuvieron que aceptar que Sheimbaum había ganado por knockout a Xóchitl mandándola a la lona tres veces, la primera por orgullo, la segunda con los datos y la tercera por placer. Claro, no faltó gente como Leo Suckerman que aseguraban haciendo berrinche que Xóchitl había ganado, que las encuestas panistas de Masive Caller que solo se hacen en la casa de la Gálvez tenían la razón, que la candidata que ya no usa huipil había ganado hasta la Concachampions. Igualito que Álvarez y Guasa, el Titino de Sicilia y de Germen Martínez, instaladazo en el ridi.

Número cinco, en un extraño ejercicio masoquista la candidata del PRIAN que dice que no es el PRIAN, pero que ha estado el servicio del PRIAN, quería volver a debatir con Claudia en el programa de López Dóriga que la volvió a llamar Claudia, pobrecita.

Yo digo que X le eche la culpa a la invermectina.


  • Jairo Calixto Albarrán
  • jairo.calixto@milenio.com
  • Periodista producto de un extraño experimento cultural-social-educativo marxista, rockero, populachero, libresco y televisionudo / Escribe de lunes a viernes su columna "Política cero"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.