Xóchitl pegó su chicle

Ciudad de México /

La verdad verdad, no pensé que hubiera nada más bochornoso que calzarse unos tenis fosfo fosfo de dudosa categoría para pasar la novatada de Dante Delgado. Sin embargo, Xóchitl Gálvez volvió a romper todos los récords cuando, al recibir su constancia como candidata de la oposición en el INE, se puso a brincar como teletubi, otra vez. Incluso Guadalupe Taddei hasta se hizo a un lado por temor a que le pegara algo. Y antes, ahí con sus jefes, Markititito Cortés y Alitititito Moreno, mientras Zambrano estaba calentando banca como siempre, la señora del huipil se saca el chicle y lo pegó en la pared de atrás para generar asquito.

No me imagino a toda esa banda pipirisnais de ceja enarcada como la doña que se presentaban como los muy muy, peluseando a los morenacos y diciéndoles que no se merecían nada, porque ellos eran los dueños de la patria por blancos y estudiados, qué habrán pensado al ver estas imágenes, seguramente se les pusieron los pelos más de punta que cuando ven a López Obrador.

El colectivo derechairo debe pensar que esto ha sido un gran desperdicio, sobre todo después de todo lo que han invertido en Xóchitl y todo el esfuerzo en armar grandes campañas de odio y temor, para que todo se vaya al infierno. La investigación de Julián Macías, de Pandemia digital, sobre los Troll Centers, arroja mucha luz a la situación. No sólo por los millones invertidos en sostener etiquetas como #narcopresidente durante tres semanas en el trending topic de manera artificial, sino por las anomalías con los que se ha podido detectar: errores ortográficos que se repiten en 50 mil cuentas, por ejemplo, y que se reproducen a lo bestia. Seguro que Vicente Vox, con sus dedos de chistorra, está detrás de todo esto. 

Esto de las trolleadas, me recuerda el caso del fallecimiento de Carlos Urzúa, aquel que le diera el kinkytellazo a López Obrador, al que trataron de hacer pasar como si fuera un especie de asesinato de Estado, comparándolo con Putin. Es lo malo de creerle a Krauze.

Por eso las encuestas siguen favoreciendo con amplitud a Claudia Sheinbaum, que pide investiguen esos troll centers ligados, según Julián Macías, a las campañas de golpe de Estado en Bolivia, a Bolsonaro y a Donald Trump, vía Aznar, el amigui de Felipe CaldeRón.

Algo comparable con la ministra Norma Piña, mandando a su casa al prócer de Odebrecht, Lozoya Lozoyita, como a Chayito Robles, Collado y varios más. ¿Y Gertz Manero? Bien, gracias.


  • Jairo Calixto Albarrán
  • jairo.calixto@milenio.com
  • Periodista producto de un extraño experimento cultural-social-educativo marxista, rockero, populachero, libresco y televisionudo / Escribe de lunes a viernes su columna "Política cero"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.