Xóchitl vs. los daltónicos

Ciudad de México /

Mientras espero a que me caiga uno de los whats de extorsión de ministra Piña (firmado con “sé cositas malas de ti”), 45 mil millones de xochiltecas (según datos del  Saco de pus) desbordaron el Zócalo con el tsunami rosa que, por el tipo de Pantone al que recurrieron estos grandes luchadores contra la dictadura macuspánica, no se sabía si era el color de los manteles que pone la ministra Norma Piña para sus aquelarres políticos con Alitititito Moreno, o el tinte de una sobredosis de Peptobismol después del malestar estomacal del que padecen por estar malitos de su anticomunismo primitivo.

A lo mejor las fuerzas vivas del apartidismo prinachuchista (el PeRDeré, gracias a los Chuchos del chuchinero, es un mendrugo de partido balín) estaban muy enojados, como es comprensible, porque un montón de morenacos y “zurdos de mierda” (Milei contagió con sus enseñanzas clasistas al derechairismo nacional sin atributos) les arrebataron un país que sentían que era suyo y no de Pedro, María, de Juan y José. Como  estaban muy enmuinados porque a Claudio XXX, su mesiánico fifilántropo tropical, le aplicaron unos policías el clásico NRDA cuando se quería meter a la brava a la plancha del Zócalo, como si fueran los cadeneros del Baby O’.

Me encantó que Lady afirmara en la tarima que ella se manda sola mientras Claudio XXX le daba órdenes. Igual de independiente que Denise Dresser que, en cuanto le jalaron las orejas después de pedir la renuncia de la ministra Piña por tener mañas judiciales que no son de niña, borró su tuit alegando que nadie le daba órdenes.

Al final de la marcha me encontré con la rosa flor que creció tan torcida de su tallo enfermito, y no sabía si era Laura Zapata, Alazraki o Kike Krauze que seguro va a declarar a esta marcha como la mejor desde la marcha de Zacatecas.

Era obvio que Xóchtlt iba a quemarse vil y gachamente en el debate, echa como es un batidillo de fake news, inseguridades, contrasentidos y caras de toro loco, mientras se hundía citando a Cascabel Hernández se hundía. No menos que Maynez al elogiar a Julia Carabias y al Mago Frenk que se chamuscó más cuando dijo “vamos a poner de pie a México en un mundo que está de cabeza”. Chale.

Claudia Sheinbaum atajó las peladeces y mentiras de Lady X y con toda tranquilidad le dejó caer al lámina mientras engarzaba datos y propuestas. Esos sí, la Gálvez no dudó en avergonzar a los derechairos, al PRIANChu, los guadalupanos, las ingenieras, y a los daltónicos.


  • Jairo Calixto Albarrán
  • jairo.calixto@milenio.com
  • Periodista producto de un extraño experimento cultural-social-educativo marxista, rockero, populachero, libresco y televisionudo / Escribe de lunes a viernes su columna "Política cero"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.