El cuento de AMLO: él gana, ella perdería

Ciudad de México /

Los medios trabajamos para los

gobernados, no para los gobernantes.

Florestán

El presidente López Obrador mantiene el grave problema entre su visión de la realidad y ésta misma.

Siempre ha querido imponer su posverdad a la realidad que vivimos todos los mexicanos por su palaciega distancia que llama sus otros datos, por encima de la verdad.

Ayer, a 13 días de las elecciones del 2 de junio, continuó con su permanente campaña a favor de lo que llama la consolidación de su cuarta transformación, que consiste en ganar las elecciones o crear desde la Presidencia de la República el más grave conflicto electoral-social que este país haya vivido.

A este proyecto de lo que él llama golpe de Estado técnico es totalmente ajena Claudia Sheinbaum, quien sigue en su prioridad de ganar las elecciones por ella misma, sin formar parte de la palaciega, le decía, conspiración de López Obrador para el que no hay nadie más que él y nada más que lo suyo, llegando a sostener sus intelectuales orgánicos que él es quien gana las elecciones y ella quien las perdería, como en 2021, lo que es un adulatorio escenario a su medida, pues de ganar, ganará Claudia y de perder, perderá él.

Ayer, al reiterar lo que cotidianamente hace pero niega, intervenir en el proceso electoral, declaró:

Imagínense lo frustrante que sería después de haber sentado las bases para la transformación que a poco tiempo regresara la corrupción, el influyentismo, el nepotismo, el clasismo, el racismo, el desprecio al pueblo y volverse a imponer la oligarquía. No podría evitarlo. Tranquilo, ni modo. Como ya decidí jubilarme, por eso ya no me quiero enterar de nada.

Independientemente de la lógica y semántica de una idea, primero, interviene en las elecciones y después reitera algo que no es definitivo: que se corta la coleta el 1 de octubre.

Pero eso es López Obrador, ese ha sido y ese seguirá siendo, metido hasta el tronco en el proceso electoral, violando la ley, negándolo y reiterando su retiro, del que tanto insiste que no acaba de convencer, pues es un adicto al poder.

RETALES

1. BANDERA. Como si fuera una gracia, AMLO destacó que el domingo se izó la bandera nacional en el Zócalo, confirmando que cuando no se ha ondeado ha sido por su decisión. Pero no dijo que fue a las 08:45 y no a las 06:00, como manda la ordenanza;

2. REQUETEBIÉN. Y afirmó que el país va requetebién, cuando el domingo se registró el día más violento del año con 104 homicidios, el fin de semana más sangriento con 280 y en lo que va de su sexenio 187 mil 617, lo que lo lleva cerca de los 200 mil en su sexenio; y

3. PISA. AMLO había descalificado la prueba PISA por reprobar su escuela mexicana de educación y luego dijo que sí se haría, pero la SEP no ha movido un dedo para acreditar que ya cumplió los requisitos, lo que es impedir que en el próximo gobierno se levante la prueba en México. 

Nos vemos mañana, pero en privado


  • Joaquín López-Dóriga
  • lopezdoriga@milenio.com
  • Periodista con más de 50 años de trayectoria en televisión, radio, medios escritos y electrónicos, escribe de martes a viernes su columna "En privado" en Milenio Diario
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.