Clara Brugada y el agua del bienestar

Ciudad de México /

La mejor alternativa para gobernar la Ciudad de México es la morenista Clara Brugada, tiene sobrada experiencia en un tema fundamental en estos momentos y en el porvenir: la falta de agua. Cuando la capital del país enfrenta el mayor desafío en la materia por la imprevisión de los conservadores de cualquier época —malditos sean por siempre—, ella es la solución, no para evitar el desabasto sino para sosegar los ánimos de los capitalinos con utopías, atole con el dedo y conciertos masivos, como lo hizo durante tantos años en Iztapalapa, a donde llevaba de paseo y apantallaba a intelectuales y periodistas de la izquierda popof, quienes al recorrer algunas calles y colonias de esa alcaldía imaginaban ser una especie de Charles Marlow en África, desafiando grandes peligros en busca del coronel Kurtz en El corazón de las tinieblas, la extraordinaria novela de Joseph Conrad.

Después de sus excitantes exploraciones, esos paladines de la tecla región 4T regresaban a sus confortables barrios para darse un baño y meditar antes de sentarse a escribir sus crónicas y artículos sobre la eficiente (para ellos) alcaldesa, su candidata ideal para la capital del país en estos tiempos de dramática sequía. Tienen razón. Nadie como Clara para doblegar con sus oídos de artillero los reclamos de los vecinos más pobres de la demarcación, habituados a los tandeos y al acarreo de agua desde las tomas públicas, a esperar durante días o semanas las pipas del gobierno o a solicitar el servicio de particulares, mermando su de por sí precaria economía. Eso, desde luego, no lo vieron nunca los fugaces visitantes de Iztapalapa. Como tampoco vieron El Hoyo, uno de los sitios más inseguros y violentos de la ciudad, ubicado en una colonia cuyo nombre es un agravio para quienes viven ahí: Paraíso.

En un video, Brugada se refirió al problema del agua en la ciudad diciendo: “yo creo en un modelo del agua del bienestar” (como el gas o los bancos o el sistema de salud, seguramente, tan exitosos). “Estamos muy conscientes del problema, lo conozco bien”. Eso nadie lo duda, aunque nunca le interesó resolverlo.

Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.


  • José Luis Martínez S.
  • Periodista y editor. Su libro más reciente es Herejías. Lecturas para tiempos difíciles (Madre Editorial, 2022). Publica su columna “El Santo Oficio” en Milenio todos los sábados.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.