Con el cielo encapotado

Ciudad de México /

El cartujo cae de rodillas, como tantos asiduos u ocasionales peregrinos a la capilla de Palacio Nacional, donde cada mañana de la palabra sagrada brota —cuando menos— una revelación; a veces es solo la confirmación de una sospecha, como la vigorosa docilidad del ex presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, defensor a ultranza de la independencia del Poder Judicial y al mismo tiempo correa de transmisión de los deseos del Ejecutivo, el cual “respetuosamente” le pedía intervenir en algunas decisiones de jueces o magistrados. En entrevista con Ciro Gómez Leyva, Zaldívar se negó a descalificar la opinión de López Obrador —ni Dios lo quiera—, trató de justificar sus impetuosos dichos y concluyó: “Creo que (AMLO) se refiere a que había diálogo”. Y obediencia, no como ahora.

En estos días de indiscreciones delirantes, quizá sea útil recordar las lecciones de la República romana, surgida después de una prolongada monarquía, como escribe Irene Vallejo en uno de los ensayos de Alguien habló de nosotros (Contraseña, 2017), a la cual nadie deseaba volver (como nadie en su sano juicio desea volver a los años de un partido omnipotente). Dice la autora de El infinito en un junco: “Quizá la reflexión política más profunda que nos han legado los romanos es la necesidad de ejercer el control desde el mismo poder. Para conseguirlo, fijaron límites y educaron a sus políticos en la foja del acuerdo. Entendieron que, en un delicado equilibrio entre la vigilancia mutua y la colaboración, está la pauta de los pactos”. El acuerdo y la vigilancia entre poderes son claves en un país democrático, no la sumisión ni las componendas. tampoco el cínico y socarrón desafío, como ocurre en el Congreso con las decisiones de la SCJN.

Con el cielo encapotado por los cuestionamientos dentro y fuera del país, la ira del Ejecutivo se amortigua cuando se mira en el espejo de la popularidad. Rejuvenece, sonríe, sueña con su estampita en los libros de historia de Marx Arriaga y en las crónicas de su mandato escritas por Lord Molécula, todo un ejemplo para los perversos redactores de inmundos pasquines.

Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.


  • José Luis Martínez S.
  • Periodista y editor. Su libro más reciente es Herejías. Lecturas para tiempos difíciles (Madre Editorial, 2022). Publica su columna “El Santo Oficio” en Milenio todos los sábados.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.