En Guerrero los tigres andan sueltos

Ciudad de México /

En el silencio sepulcral del monasterio, el cartujo piensa en la respuesta de López Obrador al fatuo presidente Javier Milei, quien lo llamó ignorante. Todavía no comprende, escribió AMLO en X, cómo los argentinos, “siendo tan inteligentes”, votaron por él. Tampoco el monje comprende cómo los avispados guerrerenses votaron por Evelyn Salgado Pineda, aunque la alternativa era peor, sin duda, votar por su padre, Félix Salgado Macedonio, presidente municipal de Acapulco cuando el crimen organizado se ensañó como nunca con el puerto, convirtiéndolo en uno de los lugares más inseguros y violentos del mundo.

A la gobernadora de Guerrero la persigue la oscura sombra de su progenitor, uno de los políticos más impresentables del país, pero también, y sobre todo, su propia incapacidad para resolver los problemas de su estado: los homicidios dolosos, las extorsiones, el desplazamiento de poblaciones enteras por la violencia, entre muchos otros. La tragedia del huracán Otis la dejó a la intemperie, desnudando su incompetencia y falta de sensibilidad, más allá de las palabras vacías de siempre. Pero no está sola, en su inmoral torpeza la acompañan funcionarios estatales y presidentes municipales como Mario Figueroa Mundo, en cuyo mandato la hermosa ciudad de Taxco se ha ensangrentado de manera infame, ya sea por disputas entre grupos criminales o por hechos tan aberrantes como el secuestro y asesinato de la pequeña Camila y el linchamiento, documentado en video, de una de sus presuntas victimarias ante los esfuerzos inútiles de la policía por rescatarla. Pero no pasa nada. De acuerdo con el diario El País, en una entrevista televisiva Figueroa festejó la llegada de turistas a la ciudad para la celebración de Semana Santa, rechazó una crisis de inseguridad en Taxco y dijo: “Estamos pasando por una situación que vamos enderezando”. ¿Cómo se “endereza” el horror: el final atroz de la mujer linchada y la indignación y el dolor por el asesinato de una niña de ocho años? Los tigres andan sueltos en Guerrero, los soltaron la inepcia, la injusticia, la impunidad, la violencia sin freno.

Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes.

Amén.


  • José Luis Martínez S.
  • Periodista y editor. Su libro más reciente es Herejías. Lecturas para tiempos difíciles (Madre Editorial, 2022). Publica su columna “El Santo Oficio” en Milenio todos los sábados.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.