Panóptico

“Covid-19: Confinamiento y Salud Mental (2)”

Luis García Abusaíd

Confinados: ¿Desde qué zona daremos una respuesta al Covid-19? ¿Desde el miedo, el aprendizaje o el crecimiento?

En la zona del miedo estaría la mayoría de los mexicanos. 

Muchos por necesidad de supervivencia económica -como los trabajadores informales; y otros, de clases medias y altas por ignorancia, irresponsabilidad e individualismo.

Mientras los primeros, por desempleo forzado, desatarían actos de rapiña por alimentos; los segundos, por temor irracional, los comprarían apanicados sin pensar en los demás. 

En su confinamiento familiar, empero, sucederían comportamientos parecidos: aislamiento, abandono y enojo; divisionismo con poco diálogo o solidaridad; tristeza o depresión; exceso en comida, alcohol y/o droga legal o ilegal; irritación y violencia doméstica. 

El miedo debilitaría su sistema inmune y facilitaría la entrada del virus.

En la zona del aprendizaje, vedada para la mayoría de mexicanos; se respondería así: soltando el control de la situación mediante el ejercicio, la meditación o la oración; reforzando la convivencia familiar desde el diálogo; dividiendo las tareas familiares; dejando de consumir lo dañino -desde noticias hasta alimentos, alcohol y/o drogas legales e ilegales y reconociendo que estamos dando lo mejor de nosotros ante esta situación.

En ésta, el síndrome del conejo se difumina en el encuentro familiar; amoroso y solidario. Los comportamientos tóxicos de la 1ª zona son autoregulados.

A la 3a zona, del crecimiento, se suma la 2a con 4 características: los miembros de la familia encuentran un propósito de vida individual o familiar impensado; desarrollan un compromiso solidario con los demás de maneras realizables; deciden vivir sus vidas a partir del agradecimiento y reafirman su convicción por vivir en el presente; no en el futuro ni en el pasado.

Los comportamientos negativos de la 1ª zona tienden a ser inexistentes. Desaparece el síndrome del conejo de Alicia.

¿Seremos capaces de reinventarnos y fortalecernos como personas, familia y país a partir de esta pandemia? Ojalá.

OPINIONES MÁS VISTAS