Vida cotidiana

La volverán a sufrir

Luis Walter Juárez

Mientras que millones de mexicanos no hacen caso a las indicaciones, siguen sin entender que es necesario llevar a cabo los protocolos sanitarios, el personal que trabaja en el sector salud, llámese médicos, enfermeras, enfermeros, personal de todos los departamentos, está molesto, ya que son ellos los que sufren. 

Sienten que por culpa de esas personas, que por asistir a los sitios turísticos a "disfrutar" de sus vacaciones, de acudir a bailes masivos, de estar presentes en distintas reuniones, se están infectando y han empezado a llenar los hospitales.

Quienes trabajan en hospitales, saben que están arriesgando sus vidas y las de sus familias, ya que atender pacientes contagiados por covid-19 no es nada agradable, no es nada sencillo y mucho menos ahora, luego de que aparecieran variantes de este mortal virus. 

Ellos sienten que las autoridades tanto federales como estatales y municipales, no han tomado las acciones necesarias, están dejando que la vida de los mexicanos transcurra con "normalidad", que sigan sin respetar las reglas de la nueva normalidad. 

Y es que en las calles de las diferentes ciudades del país y las de la región lagunera no son la excepción, las personas caminan por las banquetas sin usar cubre bocas, acuden a las instituciones bancarias sin guardar la sana distancia, van a diferentes sitios como restaurantes, centros comerciales, lugares de esparcimiento, sin pensar en las consecuencias, sin pensar en que en un primer frente de batalla para salvar vidas están esos doctores, esos enfermeros o enfermeras, quienes saben que deben de acudir a realizar su trabajo, bajo el riesgo de contagiarse.

Ya la sufrieron y mucho el año pasado, ya que no fueron pocos los que al estar auxiliando a los infectados por este mortal virus, también se contagiaron y muchos de ellos todavía sufren las consecuencias y otros tantos perdieron la vida. 

No se vale que las autoridades no hagan nada al respecto, que sigan autorizando eventos masivos, sin importar que los mismos sean verdaderos centros de contagio y que quienes asisten, en pocos días pueden terminar en un hospital, recibiendo medicamento y pegados a los respiradores. 

Ojalá que se piense en el personal médico y se exija a los mexicanos con campañas, que respeten los protocolos sanitarios.


walter.juarez@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS