Los mercados internacionales y la inflación

Ciudad de México /

Se puede afirmar que prácticamente todos los mercados financieros en esta época tienen como prioridad tratar de entender hacia dónde va la inflación, y en el caso de Estados Unidos, que es la economía más grande del mundo con influencia global, este tema es de la mayor importancia.

El mundo entero, por lo menos el occidental, está muy pendiente de lo que hará —hacia adelante— la Reserva Federal en el tema de la tasa de interés. Recordemos que iniciamos 2022 con la tasa de referencia de Estados Unidos en 0 por ciento, y que después ésta empezó a subir un cuarto de punto apenas en marzo de ese año, llegando a 5.5 por ciento en junio de 2023, y ahí se encuentra desde entonces.

La expectativa de baja en la tasa de interés en Estados Unidos ha cambiado mucho durante 2024, en enero se pensaba que la tasa bajaría a partir de marzo y que podía haber tres eventos adicionales en el año para terminar en diciembre en 4.5 por ciento, lo cual no sucedió. Después la perspectiva se movió a junio, y hoy sabemos que eso no pasará; pero ahora, después de conocer el dato base de la inflación de abril, la probabilidad es que la tasa de interés baje en septiembre y posiblemente una vez más en diciembre, para terminar el año en 5 por ciento.

¿Fue magnífica la inflación de abril? En realidad no, pero creo que sí marcó un punto de inflexión que tendrá que ser ratificado con la inflación de mayo. El número de abril fue igual que el del cierre de diciembre, lo que sucedió es que después de bajar de 3.4 por ciento en diciembre a 3.1 por ciento en enero, la inflación rebotó a 3.5 por ciento en marzo, de tal forma que la pequeña baja de abril sí le gustó a los mercados; además, el indicador subyacente sigue su tendencia a la baja, al pasar de 3.8 por ciento en marzo a 3.6 por ciento en abril.

El de la pluma piensa que la tendencia a futuras bajas moderadas será posible y eso alentará a los mercados financieros y bursátiles; sin embargo, todavía no se puede cantar victoria, tendremos que esperar y ver si los números de mayo y junio validan la tendencia. 

Por lo anterior, los discursos de los funcionarios de la Reserva Federal siguen siendo pesimistas y piden que la tasa permanezca alta casi hasta fin de año; creo que su postura es correcta toda vez que no se quieren equivocar, además, como siempre, la decisión será un dato dependiente y aún quedan cifras de los meses siguientes por conocer.

En mi opinión, yo mantengo un optimismo moderado que me lleva a pensar que la tasa de interés sí podrá reducirse en septiembre; además, el famoso aterrizaje suave de la economía estadunidense está dentro de lo posible.


  • Manuel Somoza
  • Presidente de CI Estrategias por Somoza Musi. Ejecutivo con más de cuatro décadas de experiencia en el sector financiero. Es economista de la Universidad Anáhuac y tiene una maestría en Finanzas del Tec de Monterrey.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.