Lo que ha destrozado la 4T

Ciudad de México /

Lo que ha resultado paradójico en este año, por primera vez en cinco, es que la economía crece medianamente bien, pero hay temas donde es evidente que en lugar de haber avanzado hemos retrocedido, y esto es muy preocupante porque la actividad económica puede ser mejor o peor en diferentes años, pero la evolución de las instituciones que se han destruido o están en proceso de ser eliminadas tomará muchísimo tiempo el poder rehacerlas.

No es sorpresa para nadie, medianamente pensante, que el principal problema que tenemos los mexicanos hoy es la inseguridad. La ausencia de políticas efectivas, así como instituciones que no funcionan adecuadamente, han traído como consecuencia que la inseguridad sea la más alta desde las épocas de la Revolución; en materia de seguridad, sin lugar a dudas, el gobierno ha fracasado. La política de “abrazos no balazos” es lo más tonto que se pudo construir alrededor de este tema; pero además hay un serio deterioro en las instituciones que deberían otorgarle a los ciudadanos esa seguridad que hoy no tenemos, el Ejército Mexicano y la Marina –quienes antes eran instituciones ampliamente respetadas--, se han venido deteriorando en los últimos años al habérseles otorgado funciones para las que no fueron hechas. El que nuestro ejército esté a cargo de la construcción de aeropuertos, puertos, ferrocarriles, manejo de aduana, etc., etc., lo que ha logrado es que los mejores recursos humanos y materiales se transfieran a actividades que no tienen nada que ver con la seguridad nacional.

La famosa Guardia Nacional tampoco ha dado, ni remotamente los resultados esperados, y ni qué decir de las policías locales y estatales cuya ineficacia se hace patente. Por todo lo anterior, el crimen rampea a lo largo y ancho del territorio nacional.

Después de este espinoso tema, está el de la salud: es evidente que el sistema sanitario mexicano se ha destruido en apenas cinco años, nuestra principal institución, el IMSS, no se da abasto con los recursos que cuenta para atender a sus afiliados, la falta de medicinas e instalaciones adecuadas y el haber cancelado el Seguro Popular, dejaron en el desamparo sanitario a millones de mexicanos; se creó el INSABI, para que después de tres años, se reconociera que no funcionó. Es muy preocupante la desatención en este sector, porque ya se empieza a notar hasta en la esperanza de vida de los mexicanos, que en lugar de crecer se ha reducido en los últimos años.

El tercer gran error de este gobierno está en la educación, baste ver el informe PISA, en el cual estamos a la cola de los países de la OCDE; pero peor que eso, es que el gobierno actual no acepte los resultados bajo el tonto pretexto de que son Políticas Neoliberales. La verdad es que la educación pública lo único que va a traer, si seguimos por ese camino, es a jóvenes que no van a servir más que para hacer labores muy simples que evidentemente estarán mal remuneradas; la desigualdad y brecha entre los jóvenes que fueron a escuelas privadas y los que lo hicieron en escuelas públicas, se hará mucho más grande de lo que actualmente es. Los niveles educativos públicos en nuestro país propiciarán que millones de jóvenes permanezcan en la mediocridad. Al igual que en el caso de la educación, lo peor de todo es que la administración actual sigue apegada a una ideología que es claramente destructiva, misma que es el origen y causa de que estos tres temas que he tocado estén haciendo crisis.

  • Manuel Somoza
  • Presidente de CI Estrategias por Somoza Musi. Ejecutivo con más de cuatro décadas de experiencia en el sector financiero. Es economista de la Universidad Anáhuac y tiene una maestría en Finanzas del Tec de Monterrey.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.