¿Voto útil?, qué tan útil

Jalisco /

Si usted es de los que piensan que votar “parejo”, como lo piden algunos candidatos, hasta casi a gritos como la aspirante presidencial de Morena, o bien sigue la práctica del sufragio “totalista” (por un solo partido en todas las boletas), quizá por impulso o hasta por comodidad o simplemente por salir del paso tras una larga fila bajo el sol, entonces quizá esté perdiendo de vista que puede estar cometiendo un error que con el tiempo nos puede salir muy caro a los mexicanos. Empero, el llamado “voto útil” adquiere sentido si por un lado lo que se trata es de elegir a la persona con quien más me identifico y no por sus colores, como también puede ser muy relevante si lo que se pretende es que, a la suma final, realmente tenga algún impacto en la corriente política más de su agrado.

Para evitar más confusiones de las que de por sí han creado las diversas candidaturas, hay que plantearlo por partes. Para el cargo presidencial, está visto y de la manera más fría que solamente hay dos opciones verdaderamente viables. Sin desdeñar a nadie, muy pocos piensan que la tercera es sencillamente improbable. Por ello muchas naciones tienen establecido el mecanismo de la “segunda vuelta” electoral, para que sean los dos punteros entre quienes se tenga que elegir. ¿Y quiénes cree usted que serían? Así, se descartan votos de los minoritarios, pero bien pueden sumarse luego a alguno de los finalistas y decidir la elección. Así pasa en muchas partes del orbe, aunque esto aún no ha sido establecido para nosotros.

Y es que depositar un voto para alguien que no tiene posibilidades, termina por representar una merma a los que sí las tienen. De ahí que frecuentemente escuchamos es que si la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, debe quedar como mal recuerdo de una administración cuestionada en aspectos cruciales. como simple sucesora de quien la ha tutelado de principio a fin, el presidente actual, claro, entonces el voto útil tendría que ser para su principal contrincante, Xóchitl Gálvez.

Y esto va más allá. En el caso de que Sheinbaum gane -como dicen casi todas las encuestas, sin descartar una casi milagrosa sorpresa, pero al final probable-, lo importante del voto radicará en que no llegue con poderes omnímodos, a avasallar súbditos y no ciudadanos, a imponer una nueva estructura de país y a hacer prevalecer su criterio de manera totalitaria con el control de los legisladores y, como es el sueño de AMLO, también del Poder Judicial. Lo malo es que la propia Sheinbaum lo propala a voz en cuello: “voten por todo el equipo”. Es decir, un antidemocrático carro completo de “todo Morena” para de pasada acabar con quienes disienten, con los que aspiran a otro modelo de país, y en cambio con toda la capacidad y fuerza de someter y aplastar a quien se le oponga. Exactamente como sucede en el país totalitario que usted tenga en mente.

Ahora, el voto puede ser muy útil si se deslinda una cosa de otra, es decir, si la presidencia se decanta por la figura que pretende esta toma del poder absoluto, pues lo fundamental es que no se le proporcionen todas las armas y las mayorías absolutas en senadurías y diputaciones federales. Así que, por ejemplo, en Jalisco, quienes simpatizan con Xóchitl, aun en caso de perder, no se permitiría el mando autoritario si el “voto útil” se dedica principalmente a la hasta ahora primera fuerza política en el estado. Para representar a Jalisco en las cámaras federales, como en los ayuntamientos, legislatura local y por supuesto en la gubernatura del estado, el voto útil tendría que derivarse a quienes podrían poner un verdadero dique a un gobierno morenista que en Sheinbaum muchos ven ya como “recargado”, más radical, corregido y aumentado que el del propio AMLO. Lo lógico, claro, buscar votar por esa fuerza propia en la entidad, es decir la fuerza que pretende seguir Defendiendo Jalisco y que hoy la encarna los colores de Movimiento Ciudadano.

A estas alturas y con las campañas a punto de terminar en cuestión de horas, ya es difícil pensar en que alguien cambie ya la definición de su voto. Esto es real, pero, existe todavía la oportunidad de reflexionar lo anterior. Tómelo en cuenta: ningún gobierno debe tener todo el poder ni toda la decisión personal sobre el destino del país entero. Para eso lo ideal es un equilibrio con un Congreso de la Unión en el que no prevalezcan las tentaciones de convertirnos en una nación en manos feudales, que considere como propio el país ni comprometa su futuro. La ley otorga apenas unos días, tres para ser exactos, para que el ciudadano reflexione sin el torbellino ni la estridencia de las campañas electorales. Son tres días empero en que se puede pensar en un México y un Jalisco como realmente deseamos. El “voto útil”, después de todo, puede ser más útil de lo que pensamos, pero para lograrlo primero hay que salir a votar ¡No dejen de hacerlo!


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.