Nada personal

PRI y PAN, tundidos para el 2021

Pablo Ruiz Meza

Los millones de pesos de Pemex para sobornar a legisladores del PAN, y los miles de millones de pesos de la Estafa maestra para financiar las campañas del PRI, tienen en la lona a la oposición.

Se han revelado los casos de corrupción y uso del dinero público en campañas electorales, así como de los sobornos a legisladores para aprobar la reforma energética.

Emilio Lozoya, Emilio Zebadúa y Rafael Caraveo Opengo han comparecido y declarado al respecto la Fiscalía General de la República, y ahora se suma Rosario Robles como testigo colaborador.

La política presa, ex titular de la Sedatu, hizo señalamientos públicos y directos a través de sus abogados para mencionar a Luis Videgaray, el nombre que faltaba.

No lo haría público Robles de no haber negociado o pactado antes con el poder político, incluso, sin haber declarado ante la FGR para solo utilizar el efecto mediático contra Videgaray, y dejar a salvo a su ex jefe. Falta que declare Robles, pero salvo el “debido proceso” ayer con un tuitazo.

Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda, ex canciller mexicano y ex jefe de la campaña presidencial de José Antonio Meade, seguro ha contratado un buen despacho de abogados y adquirió una buena cajetilla de cigarros, porque Rosario Robles decidió “colaborar”.

Justo cuando empieza el proceso electoral intermedio para renovar la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, congresos locales y ayuntamientos en el 2021, el cierre de la pinza abona a favor de la propaganda política.

Manchado el plumaje del panismo por los sobornos recibidos con recursos de Pemex, según lo cantó en la hamaca Emilio Lozoya, involucra a ex senadores hoy gobernadores federalistas, como los de Tamaulipas y Querétaro, pero le pega a la marca partidista.

Por sí solo el escándalo de los sobornos de Odebrecht en Pemex ya es una herida letal al PRI, pero con los datos de la investigación periodista de Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción, confirmados en autos por la FGR con la Estafa maestra, el partido tricolor está muerto electoramente.

El efecto y costo político electoral es demoledor para el PRI y PAN en las elecciones federales, en 15 gubernaturas, municipales y legislativas locales.

OPINIONES MÁS VISTAS