Xóchitl: ¡ahí viene el lobo!

Ciudad de México /

Ladina, corrupta, plagiaria, marioneta de la minoría rapaz, mentirosa, india simulada…

A la candidata de Fuerza y Corazón por México le llueven denuestos. Pero ¿acaso no recomiendan la lógica y el más básico sentido común no utilizar armas atómicas para matar a una mosca? ¿Por qué entonces esta andanada, que quedará además registrada inmarcesiblemente para la posteridad al figurar el primer epíteto en el libro que recientemente escribió el primer mandatario de la nación mexicana?

Es que no se entiende, oigan, sobre todo si la aspirante del oficialismo le saca a la vilipendiada Xóchitl 30 o hasta 40 puntos de ventaja en las preferencias expresadas por el pueblo bueno en las encuestas.

¿Cuáles son los réditos de meterle ruido a la competidora de una campaña electoral en la que la suerte está ya echada? ¿No podrían las fervorosas huestes de doña 4T ignorarla simplemente a la señora y dejarla estancada en su irreparable medianía?

Más entendible es que se tomen la pena de lanzar advertencias y de acojonar a los viejos que reciben las ayudas de papá Gobierno: eso sí es rentable porque la gente se va a creer que el retorno de los neoliberales la va a dejar sin esos derechos, por más consolidados que estén ya en el entramado de las políticas públicas. En lo que toca a las colosales asignaturas pendientes del actual Gobierno —su fracaso en el apartado de garantizar seguridad a los ciudadanos, el millón de mexicanos muertos que carga sobre los hombros, los medicamentos que no puede proveer a la población y las morrocotudas pérdidas económicas causadas por haber emprendido proyectos tan costosos como improductivos— también es muy explicable la estrategia de desviar la atención para no rendir cuentas.

Pero, qué caray, llamarle “ladina” a una mujer que, dicho sea de paso, hubiera sido —por su perfil, por su trayectoria, por su aspecto y por sus tamaños— la candidata de ensueño de Morena, eso como que no se inserta en el galopante triunfalismo que exhibe, desde ya, el régimen transformador.

O, ¿será acaso que sí le advierten alcances a doña Xóchitl y que necesitan entonces representarla como una bruja malvada? Ustedes dirán...


  • Román Revueltas Retes
  • revueltas@mac.com
  • Violinista, director de orquesta y escribidor a sueldo. Liberal militante y fanático defensor de la soberanía del individuo. / Escribe martes, jueves y sábado su columna "Política irremediable" y los domingos su columna "Deporte al portador"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.