Sin código

2021: ¿quién decide candidaturas?

Víctor Hugo Durán

Nos adentramos al cuarto meses de la pandemia por covid-19 en México. Las medidas para bajar los contagios, como cerrar todo, provoca más quejas que certidumbre, pero la política de cara a las próximas elecciones en Tamaulipas no para. Se convierte en una tendencia inevitable, un tren sin freno.

Por eso, cuando la semana pasada MILENIO Tamaulipas consultó a Olga Castro Ramírez, consejera en el estado del Instituto Nacional Electoral (INE), reconoció que la enfermedad cambiará todo el proceso para el Congreso de la Unión, como en el caso local las alcaldías y diputaciones locales, pero sin un solo indicio de postergar o cancelar la votación. 

Motivo suficiente para los institutos políticos y la organización de militantes, comités municipales, consejos vecinales y toda la estructura en sus manos. El pronóstico es una participación baja al 2018, donde el número de simpatizantes jugará un papel importante, muy por encima de la ciudadanía.

El otro asunto es la elección de los aspirantes a esos cargos públicos, donde casi la mayoría estará en manos de sus dirigentes, y decimos la mayoría porque la incertidumbre en Morena es amplia, pues con poco tiempo requieren presidentes de partido nacional, estatales y en cada ciudad, más un método de postulación.

Esa es la ventaja del PAN, como ejemplo, pues mejor armados en sus altas esferas, garantizan una encuesta para los mejores posicionados, sin olvidar las peticiones de alcaldes con opciones de reelegirse. La última palabra la tendrá Francisco García Cabeza de Vaca

A su vez, el PRI y su plan de recuperación garantiza una acción similar. La chamba está repartida: en el norte decidirá el dirigente Edgar Melhem y en el sur la secretaria General Mayra Ojeda. Para Ciudad Victoria, ambos determinarán los cuadros.

Sin definir la opción de alianza, Movimiento Ciudadano y Partido Verde se irán por la designación, con la promesa de cada uno en tener caras e ideas nuevas, frescas y diferentes. De los restantes, PT y PRD están callados; Redes Sociales Progresistas y Encuentro Solidario (PES) apenas agarran el hilo.

EL INE ya lo dejó entrever: la elección va. De ser así, vendrá un reto para el árbitro electoral, participantes y ciudadanía.

OPINIONES MÁS VISTAS