México: su debate y a dormir

Tamaulipas /

El ejercicio realizado por el Instituto Nacional Electoral, valeroso, valioso, relevante y en teoría significante para conocer cuáles son los verdaderos proyectos de nación de los contendientes a la Presidencia de México, cada seis años empeora.

Para este 2024, los tres eventos realizados son absolutamente un fracaso en términos generales, principalmente para los votantes indecisos.

De entrada, el primero realizado a finales de marzo resultó una completa pachanga. El ajuste, desajuste del reloj y los tiempos proporcionados a Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez fue lo más comentado; lo primordial de exponer ideas, contrapunteadas y al final sacar las debidas conclusiones, fue el último de los casos y dejó un mal precedente.

El segundo, desarrollado en abril, cuyos temas fueron la cuestión económica, terminó en una serie de señalamientos directos entre las representantes de Morena y PAN, sin abonar aspectos directos.

Lo único sustancial fue la reducción de la jornada laboral hecha por el abanderado de Movimiento Ciudadano, pero tampoco tuvo el impacto para abrir la conversación.

El tercero, realizado anoche, terminó igual de soso, aburrido, sin mucho entusiasmo y con la atención de los mexicanos puesta en el futbol que en la situación de seguridad y qué planes se tienen para mejorarlo. Podemos decir que si los juntamos, las tres reuniones pasarán al olvido.

Muy lejos se quedó de aquellas disputas de Andrés Manuel López Obrador con Ricardo Anaya, con la inclusión de Jaime Rodríguez “El Bronco”.

Tampoco olvidemos la primera edición que contó con un aguerrido Diego Fernández de Cevallos frente a Ernesto Zedillo Ponce de León.

Este año tampoco lo podemos igualar con los dimes y diretes entre Vicente Fox Quesada y Francisco Labastida Ochoa.

Entre los chistoretes de “Ricky riquín, canallín”, la intención de cortar las manos a los delincuentes, las quejas de “me ha dicho chaparrito, mariquita, la embestida”, entre otras joyas, los ataques predecibles de este año los podemos guardar tranquilamente en cualquier bóveda y nadie habrá de acordarse.

Para cerrar, si actualmente sufre de insomnio o problemas para descansar en las noches, ponga la repetición de lo sucedido anoche. Le apuesto que en solo cinco minutos dormirá muy placenteramente.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.