Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

Estados Unidos duelo de extremos

Víctor Manuel Sánchez Valdés

La elección presidencial del 2020 en los Estados Unidos, se puede convertir en un duelo entre dos candidatos ubicados en los extremos del espectro político, ello debido a que Donald Trump, el actual Presidente y el obvio candidato de los republicanos, se sitúa claramente en la derecha extrema, por sus posiciones racistas, por su oposición al libre comercio y por su propensión a hacer uso de la capacidad bélica de su país y del otro lado, hasta el momento el puntero en la carrera demócrata es el Senador Bernie Sanders, quien en diferentes ocasiones se ha autodefinido como socialista, cuando esa ideología era un tabú hasta hace algunos años.

Es decir, si la tendencia se mantiene como hasta ahora, en la boleta de noviembre del presente año, los electores tendrían que optar entre un candidato de derecha sólida y uno de izquierda sólida, por lo que los votantes más moderados la tendrán bastante difícil, porque es probable que no tengan un favorito claro, que se amolde a sus intereses, de tal forma que terminarán votando por quien consideren menos malo para el futuro de su país.

Además, si se mantiene la confrontación Trump-Sanders, los americanos tendrán que optar entre dos candidatos de mucha edad, ya que Sanders tiene 78 años y Trump 73, por lo que la selección de los abanderados a la vicepresidencia va a adquirir mayor importancia, debido a que no se podría descartar que en algún momento tengan que suplir al Presidente electo, ya que por ejemplo el propio Bernie Sanders tuvo que ser intervenido el año pasado por un episodio cardíaco.

Debido a lo anterior, se antoja una competencia sui generis, en donde los debates pueden ser muy ríspidos, ya que prácticamente no habrá puntos en común, sino diferencias insalvables, pero también porque independientemente del ganador, una parte muy importante del electorado estará profundamente decepcionado con los resultados, precisamente porque las diferencias insalvables hacen que los votantes duros de uno y otro, odien respectivamente lo que representa el candidato rival. 



@victorsanval

OPINIONES MÁS VISTAS