Debate presidencial: Méxicos distintos

Ciudad de México /

En el debate se vieron muchas cosas que no se ven en redes sociales o en entrevistas. Quedó claro el temple de cada candidato. A Claudia se le vio presidencial, suelta y preparada. En control. A Xóchitl se le vio nerviosa, centrada en el ataque e incluso terminó su intervención con la bandera de cabeza. No creo que perderá votos porque su electorado es muy leal, pero no ganará mucho más de lo que tiene. Máynez expuso algunas excelentes ideas, se vio jovial y apelando al voto joven.

Sin embargo, si algo deja en claro el primer debate presidencial es que Xóchitl, Claudia y Máynez viven cada uno en un México distinto.

En el México de Xóchitl los empresarios necesitan más apoyos, los criminales más cárcel y los servicios de salud y educación públicos deben ser ofertados por empresas privadas. La propuesta económica de Xóchitl es apoyar a los empresarios con dinero público para sus emprendimientos. Su propuesta social es una forma de privatización con tarjetas y vouchers que la gente use en negocios privados. Su propuesta laboral es aumentar las prestaciones cuando sea posible hacerlo, si es que un día es posible.

En el mundo de Claudia los niños, jóvenes y adultos mayores necesitan más apoyos, los criminales son víctimas de un México que les ha dado la espalda, y el Estado debe ser proveedor de salud y pensiones públicas y universales. La propuesta económica de Claudia es un gobierno que construya infraestructura. Su propuesta social es construir un sistema de salud que atienda a quienes no son formales, pero también mucho dinero en efectivo: becas, pensiones y más. Su propuesta laboral es continuar aumentando el salario mínimo porque es posible hacerlo.

En el mundo de Máynez las dos candidatas anteriores son el pasado. Sus propuestas abren brecha en aspectos que pocos mencionan. Su propuesta económica es rediseñar la banca de desarrollo. Su propuesta social es crear un sistema de cuidados y un ingreso mínimo universal. Su propuesta laboral es un seguro de desempleo. Solo Máynez entra al espinoso pero necesario tema de hacer una reforma fiscal para poder financiar sus propuestas.

El mundo de los tres es distinto y las emociones que generan también.

Xóchitl vive en un México enojado, con miedo y ávido de retornar a lo que éramos antes del Obradorismo. Antes del 2018, nos dice, había mejor salud y educación pública, así como una democracia sólida. En tan solo un sexenio todo se vino abajo. Morena ha sido, para Xóchitl, un torbellino de ínfima destrucción.

Claudia vive en un México con esperanza y ávido de continuar transformándose en favor de los que menos tienen. Antes del 2018, nos dice, el país era presa de los intereses de políticos que gobernaban por y para las clases empresariales y privilegiadas. En tan solo un sexenio estos contubernios han comenzado a venirse abajo. Morena ha sido, para Claudia, la reafirmación de que un país que democráticamente responde a los intereses de las mayorías y no de la oligarquía es posible.

Máynez vive en un México listo para cambiar de batuta. Las generaciones anteriores ya dieron lo que tuvieron que dar y hoy le toca a los jóvenes, risueños y organizados, retomar el poder. El Morenismo, para Máynez está lleno de buenas intenciones, pero de no tan buenos resultados.

La pregunta es quién, Claudia, Xóchitl o Máynez viven en el mundo donde la mayoría de los mexicanos viven. La pregunta es si los mexicanos están ávidos de volver a antes del 2018, caminar por el sendero recorrido desde 2018, o rechazar a ambos. Las encuestas en eso son claras. 

*Lo contenido en este texto es publicado por su autora en su carácter exclusivo como profesionista independiente y no refleja las opiniones, políticas o posiciones de otros cargos que desempeña 


  • Viri Ríos
  • viridiana.rios@milenio.com
  • Política pública con datos. Autora de @NoEsNormalLibro. Podcast #PoliticaYOtrosDatos. Enseño en @HarvardSummer. Harvard Ph.D. / Escribe todos los lunes su columna No es normal
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.