'El Z40', de mensajero y lavador de carros a líder de Los Zetas

Perfil

Miguel Ángel Treviño Morales es considerado uno de los delincuentes más sanguinarios; fue pionero en cobrar derecho de piso.

Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40, líder del cártel de Los Zetas.

María López

Fue pionero en cobrar derecho de piso, desmembrar cuerpos y guisar a sus adversarios en tambos de ácido o derritiéndolos en aceite, para borrar evidencia. Lleva 8 años en prisión y ahora la Fiscalía General de la República (FGR) busca confiscarle parte de su patrimonio.

La carrera criminal de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40, que terminó en julio del 2013 tras su detención en un camino de terracería a 27 kilómetros al suroeste de Nuevo Laredo, comenzó cuando apenas era un adolescente en Dallas, Texas.

Cuando fue detenido con un escolta y un contador, llevaba 2 millones de dólares, ocho armas largas y mil 500 cartuchos útiles, era el máximo líder de Los Zetas, pero inició vendiendo droga y robando automóviles en la pandilla de Los Tejas, en Estados Unidos, hasta ser uno de los delincuentes más sanguinarios.

De acuerdo con InSight Crime, una organización especializada en investigaciones sobre el crimen organizado, Los Zetas se han enemistado con varios grupos criminales ya que dependen de la recolección de piso, o un impuesto, de otras organizaciones del hampa.

Las autoridades mexicanas anunciaron que buscan confiscar 2.2 millones de pesos del narcotraficante, los cuales forman parte del botín asegurado al momento de su detención. Los recursos se encuentran bajo resguardo de Banjercito por órdenes del Instituto para devolver al Pueblo lo Robado (Indep).

Delincuente por herencia

Nació en Nuevo Laredo, Tamaulipas, pero sus padres (Rodolfo Treviño y María Arcelia Morales) emigraron a Dallas, Texas, junto a sus 13 hermanos, donde comenzó a delinquir.

El primogénito de la familia, Juan Francisco, Kiko Ozuna, se dedicaba al tráfico de drogas, por lo que fue acusado formalmente y condenado a 22 años de prisión, pero hay al menos otros seis hermanos de esta familia, que han estado involucrados en narcotráfico.

Tras la detención de Miguel Ángel, su hermano Óscar Omar, El Z42, tomó su lugar, sin embargo, fue detenido el 4 de marzo del 2015 en San Pedro Garza García, Nuevo León.

El resto de los hermanos Treviño Morales son Arcelia Chelo, Irma, Alicia, Rodolfo, María Guadalupe, José, Ana Isabel, Jesús, Alejandro, Cristina y Adolfo.


Mensajero en el cártel del Golfo

Osiel Cárdenas Guillén, jefe del cártel del Golfo, reclutó a Miguel Ángel en 1997, quien inició lavando coches y como mensajero, aprovechando su dominio del inglés, lo que ayudó a Cárdenas Guillén en sus negocios en Estados Unidos.

Tras ganar la confianza del líder del cártel del Golfo, Miguel Ángel pronto se convirtió en sicario de Antonio Ezequiel Cárdenas, Tony Tormenta, quien fue abatido en noviembre del 2010 por marinos en la ciudad de Matamoros.

A finales de los 90, cuando Osiel Cárdenas conforma Los Zetas, como brazo armado del cártel del Golfo con desertores del Ejército, Treviño Morales trabaja bajo las órdenes del Cabo de Infantería, Heriberto Lazcano Lazcano.

Tatuajes para reconocerlo

El Z40 es señalado como responsable de los asesinatos de migrantes en San Fernando, Tamaulipas, pero también del incendio en el casino Royale, en Monterrey.

La entonces Procuraduría General de la República (PGR) ofrecía 30 millones de pesos por su captura, mientras que la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), también tenía una recompensa de 5 millones de dólares a quien ofreciera información que llevara a su captura.

Sus tatuajes: una cobra en el antebrazo derecho y la frase "Hecho en México” en su espalda, confirmaron su identidad tras la detención el 15 de julio del 2013; captura que  luego se confirmó con una prueba de ADN.

NOTAS MÁS VISTAS