Aprenden de los beneficios de la naturaleza con su huerto

Cebolla, rábano, betabel y zanahoria son algunos de los vegetales que niñas y niños siembran en el huerto que cuidan con esmero en Espíritu que Danza.

Nopales, chile, cebolla, acelgas, espinacas, rábano, zanahoria y recientemente agregaron melón es lo que se encuentra en el huerto. (Claudia Luévano)

Claudia Luévano

Con un huerto los alumnos que forman parte de la Asociación Espíritu que Danza aprenden sobre la importancia de cuidar la naturaleza y el planeta, así como a tener una alimentación sana.

Alejandra Melina Chávez Nájera, coordinadora general de Espíritu que Danza, explica que las niñas y niños a veces no cuentan con las tres comidas del día por lo que se trata de brindarles lo mejor, como el aprendizaje de cuidar un huerto, el cual ellos mismos cosechan con la asesoría de una de las mamás de uno de los alumnos.

Manifiesta que las niñas y niños aprendes desde el plantar la semillita, trasplantarla y cuidarla para que se vaya desarrollando, "hay de todo según la temporada, no es un espacio muy grande porque por la cuestión del agua no se puede tener espacios demasiados amplios ya que no se tiene para regar lo suficiente. Hay también unas jardineras".

Ellos cortan su zanahoria y en sus alimentos (que se les da en Espíritu que Danza) se les incluye las acelgas y espinacas combinados con otros alimentos. "La asociación cuenta con niños y niñas de bajos recursos que viven a los alrededores del lugar y a quienes se les brinda, además de su educación de preescolar y primaria, su desayuno y comida, así como colaciones".

Alejandra Melina Chávez Nájera, coordinadora general de Espíritu que Danza. (Claudia Luévano)

Los pequeños son de las colonias J. Luis Torres, Zaragoza Sur, La Nueva Merced, Rincón La Merced y los Manhatan quienes llegan a las 7:30 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde. "Es una atención integral, por las mañanas son clases y por las tardes actividades recreativas como la siembra, natación, teatro, danza y otras más".

Nopales, chile, cebolla, acelgas, espinacas, rábano, zanahoria y recientemente agregaron melón es lo que se encuentra en el huerto. "Participan los 70 niños que están escolarizados, pero son dos días a la semana en que en grupos pequeños se encargan del espacio".

Melina Chávez dice que esta actividad es muy especial para muchos de ellos, ya que no solo es cuidar una planta, sino ver todo su desarrollo, "ellos son felices, incluso algunos ya se llevan a su casa para iniciar su propio huerto".

De seis a 14 años son las edades de los pequeños y adolescentes cuidan su huerto, "este es un proyecto hecho con puro amor y con donantes que llevan desde lápices hasta material de construcción. Vamos a cumplir 26 años, somos una asociación que trabaja día a día con los niños".

NOTAS MÁS VISTAS