BMW recuerda su triunfo en la Mille Miglia de 1940

Autos

Los modelos 328 que compitieron en esta histórica carrera superaron las expectativas tomando la delantera desde el principio, sorprendiendo incluso a expertos competidores italianos.

Este cupé de la marca bávara ganó el reconocimiento en el mundo del deporte. (Especial)

Arturo Rivera

Dos hombres corrieron hacia un triunfo espectacular. El dúo de Fritz Huschke von Hanstein y Walter Bäumer condujo en la Mille Miglia celebrada el 28 de abril de 1940, una carrera que entró en las memorias del deporte motor y de BMW como compañía, ya que tuvo un final perfecto como resultado de una sorprendente parada poco antes de la línea de meta.

En 1938, el BMW 328 ya había dejado su huella con una victoria de clase en la Mille Miglia. Dos años después, BMW apuntó a la victoria general (en 1939, la competencia fue suspendida). Tres roadster y dos versiones cerradas del BMW 328 participaron en la carrera.

El BMW 328 Coupe había sido diseñado con una carrocería aerodinámica por el especialista carrocero italiano Touring. Los jóvenes conductores von Hanstein y Bäumer fueron nominados como conductores. En 1938 von Hanstein se convirtió en el campeón del gran premio alemán de automóviles deportivos Hillclimb con el BMW 328.

Eran el equipo soñado para la Mille Miglia en 1940. Cuando comenzó la Mille Miglia aquel 28 de abril de 1940, los dos BMW 328 cerrados cumplieron con las expectativas y tomaron la delantera desde el principio.

Pero después de solo siete vueltas, el BMW 328 Kamm Coupe tuvo que retirarse de la carrera por problemas técnicos. Ahora dependía de von Hanstein y Bäumer asegurar el éxito de BMW. Su Coupe Touring devoró las millas y continuó expandiendo su liderazgo sobre los competidores italianos que habían logrado muchas victorias en la pista.

Von Hanstein detuvo el BMW 328 y Bäumer se hizo cargo del volante. Sin duda, hubo tiempo suficiente para este cambio tardío de pilotos. Cuando Bäumer cruzó la línea de meta, el BMW 328 Touring Coupe tenía una ventaja de un cuarto de hora sobre el vehículo que ocupaba el segundo lugar. Von Hanstein y Bäumer también establecieron un récord de velocidad, al alcanzar la velocidad promedio de 166.7 km / h, que se convirtió en un récord eterno que nunca se igualará en la historia de la Mille Miglia. Los tres BMW 328 roadster ocuparon el tercer, quinto y sexto lugares para ganar el premio del equipo para el fabricante de Múnich junto con la victoria general.

CLAVES

PILOTOS

Un cambio de pilotos de último momento y un récord eterno se impuso aquel 28 de abril de 1940 por el equipo BMW.

CARRERA

En la Carrera Eiffel de 1936, celebrada en Nürburgring, el BMW 328 fue el vehículo más rápido en la clase de 2 litros.

NOTAS MÁS VISTAS