Indetectable es igual a intransmisible: Día Mundial de la Lucha contra el Sida

Ser es resistir por Láurel Miranda

1 de diciembre, 2020: Día Mundial de la Lucha contra el Sida (Shutterstock/Milenio Digital).

Láurel Miranda

Hace no muchos años, unos siete, tal vez, la pregunta “¿saldrías con una persona que vive con VIH?” aún me parecía pertinente. ¡Vaya!, ¡qué cosa, qué error! Cómo si se tratara de una característica que definiera por completo a la otra persona, como si fuéramos por la vida preguntando “¿saldrías con una persona con miopía?, ¿saldrías con una persona con diabetes?, ¿con una persona negra?, ¿con una persona trans?”. Yo no sé ustedes, pero personalmente hoy ni siquiera podría involucrarme afectivamente con quien se hiciera este tipo de interrogantes. En fin, no sé en qué mundo tienen cabida este tipo de preguntas, en uno de ignorancia, seguramente. Es por eso que hoy me sumo al Día Mundial de la Lucha contra el Sida y ocupo este espacio para hablar un poco del dato que, al día de hoy, muchxs desconocen y que me parece importante para erradicar estigmas: indetectable es igual a intransmisible.

La serofobia (el miedo, rechazo o aversión hacia las personas seropositivas o a ser portadorx del Virus de Inmunodeficiencia Humana) parte precisamente del temor hacia una posible transmisión, pues a partir del descubrimiento del virus y el síndrome que éste provoca, se construyó alrededor de ellos toda una narrativa que apunta hacia un trágico final de la vida, o bien, hacia la imposibilidad de vivir de manera plena. ¿Cuántas películas, series o libros no hemos consumido en los que los personajes diagnosticados con VIH tienen un desenlace fatal y muchas veces en soledad? Si bien ésta fue una realidad que ocurría en los 80 y todavía los 90, los avances médicos han sido gigantescos en los últimos años… y es bastante triste saber que el grueso de la población sigue proyectando en su mente historias como la de Philadelphia al hablar de VIH. No digo que la película esté mal, pero nos encontramos en otro punto de la historia.

m{1124678}

Y vuelvo: indetectable es igual a intransmisible. Si no eres una persona que suela informarse sobre este tema, no te preocupes, que para eso se creó este día:

  • Para informarnos todxs
  • Para honrar a quienes han muerto debido a esta enfermedad
  • Para asegurarnos de que los derechos y acceso a la salud para quienes viven con VIH estén garantizados
  • Y, finalmente, para desbaratar mitos y estigmas alrededor de este padecimiento

El VIH y el Sida no son lo mismo

Pues bien, empecemos diciendo que el VIH y el Sida no son lo mismo. Mientras que el primero se refiere al Virus de Inmunodeficiencia Humana, el segundo es el síndrome o cúmulo de síntomas de quien ha vivido ya varios años con el virus.

Lo importante a subrayar de esto es que actualmente, y gracias a los tratamientos antirretrovirales, ser diagnosticadx con VIH no implica necesariamente el desarrollo del síndrome. ¿Y esto qué significa? Que con el seguimiento adecuado, se puede vivir una vida plena y gozar de una esperanza de vida similar a la del resto de las personas.

Indetectable es igual a intransmisible

Pues bien, llegamos al punto que he estado anunciando desde el principio. ¿Por qué ahora preguntar si se saldría o no con una persona que vive con VIH me parece arcaico? No sólo por la clara falta de empatía, sino, de verdad, porque considero que parte de la ignorancia.

Empecemos diciendo que se le llama pareja serodiscordante a aquella formada por alguien que vive con VIH y alguien que no. Y este tipo de relaciones son bonitas. Y están bien. ¿Por qué? Primero, porque claramente parten del consenso de ambas partes de formar una relación. Y, segundo, porque no hay posibilidad de transmisión en tanto se utilicen formas de prevención, como el condón o la PrEP (medicamentos de profilaxis de prexposición -que puede tomar una persona que no vive con VIH previo a una posible relación sexual de riesgo-).

¿No te parece suficiente? Ok, un dato más: actualmente aquellas personas que viven con VIH y cuyo organismo tiene una buena respuesta a los tratamientos antirretrovirales pasan a tener una carga viral indetectable, es decir, el virus se encuentra muy controlado, por lo que éste se vuelve intransmisible, incluso aun con relaciones sexuales sin condón (ojo, no por ello se desaconseja el uso del preservativo, pues éste contribuye a frenar la propagación de otro tipo de enfermedades de transmisión sexual).

Y ahí lo tienes, como bien dice el activista y especialista en Derechos Humanos Manuel León Ríos, aun con el VIH se puede vivir una vida con plenitud, porque “el VIH es parte de tu vida pero no es tu vida”.

Y por último, si estás en condiciones de alzar la voz sobre el tema, de compartir información, no dudes en hacerlo. Habla todo el día sobre la Lucha contra el VIH. Y no sólo hoy. No seas como las marcas o empresas que sólo lo hacen en junio o diciembre: hazlo todos los días, como llevamos haciendo en México desde principios de año con la pandemia del covid-19, cuando los medios de comunicación nos volcamos en la cobertura. No lo olvides: el VIH es también una pandemia que ha cobrado miles y miles de vida y para la que, en contraste con el covid, aún no hay vacuna.



Láurel Miranda es una mujer trans, periodista, licenciada en Ciencias de la comunicación y egresada en Historia del arte por la UNAM. Se desempeña en el área digital de Grupo MILENIO como SEO manager; además, es profesora de periodismo multimedia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Ama a su madre, sus gatos y el chocolate caliente. 

NOTAS MÁS VISTAS