Noche de Mozart y debut de pianista de 12 años con la Camerata de Coahuila

Este viernes la Camerata de Coahuila se presentó en el Teatro Isauro Martínez con el debut de Raúl Salazar.

La Camerata de Coahuila orquestó el Concierto para Piano No. 23 KV. 488 de Mozart. | Especial

Jorge Maldonado Varela

En una noche marcada por composiciones de Wolfgang Amadeus Mozart y el debut como solista del talentoso pianista de 12 años de edad, Raúl Salazar, la Camerata de Coahuila orquestó el Concierto para Piano No. 23 KV. 488 del compositor austriaco, en lo que fue la cuarta presentación en la temporada Otoño - Invierno, bajo la batuta del director Ramón Shade.

La asistencia completa era esperada en el majestuoso recinto del Teatro Isauro Martínez, ya que desde días atrás se acabaron los boletos del concierto en un santiamén, al igual que en pasadas presentaciones, se tocaría uno de los temas más conocidos de Mozart, la Sinfonía no. 40 en sol menor, KV. 550.

Todo estaba listo para que en punto de las 20:30 horas anunciaran la tercera llamada para iniciar. Al escenario se presentaron los protagonistas de la noche, los vientos y cuerdas afinaron su instrumento y los últimos detalles, mientras un piano marrón oscuro Yamaha CFX III esperaba enfrente ser tocado por la joya solista.

El cubrebocas que portaba el pianista no dejaba ver su rostro de adolescente, hacía conjunto con su traje color oscuro que hizo conjunto con el brillo de sus zapatos de charol, tal como los que empezaron a utilizar a principios del siglo XVII.

Desde la primera nota mostró que su juventud es sólo un número en años de la vida, porque su talento está demostrado en poco tiempo, con una trayectoria que ya es multipremiada a nivel nacional e internacional.

Las cuerdas le hacían segunda al suave sonido del piano, aunque en algunas partes del concierto para Piano No. 23 KV. 488, simplemente la orquesta dejaba hacer lo suyo al joven pianista que de principio a fin mostró seguridad y se lució tal como lo ha hecho en concursos de piano en Alemania, Italia, España, Estados Unidos o Canadá.

Hasta el director Shade parecía detenerse, como para sentarse a escuchar la parte de la obra que ponía a prueba como solista al joven nacido en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, pero que ya es lagunero por adopción al tomar parte de su aprendizaje con maestros como Mariana Chiabukiani y el mismo Ramón Shade.

Al terminar su interpretación, que contó con un vaivén de ritmos con tintes de suspenso y algo de melancolía, el reconocimiento del público no se hizo esperar por medio de aplausos y ovaciones que le llovieron por igual que le llovieron flores del respetable, con lo que Raúl Salazar se permitió tocar un tema extra como agradecimiento.

Tocó el turno de que la Camerata de Coahuila cerrara con broche de oro su cuarto concierto de la temporada con uno de los clásicos de la música de cámara y considerada como la más conocida de Mozart, la Sinfonía no. 40 en sol menor, KV. 550, misma que fue identificada de inmediato por los asistentes que no dudaban en mover sus pies al son de la música al igual que sus dedos.

CALE

NOTAS MÁS VISTAS