Don Ramiro en el jardín de las Maravillas

Don Ramiro Valdez Herrera, de 71 años, echó andar un oasis de uva en el Ejido Las Maravillas, en el municipio de García, Nuevo León.

Don Ramiro en el jardín de las Maravillas. Foto: Raúl Palacios

Eduardo Mendieta Sánchez

Hace algún tiempo era terracería, donde habilitaron una carretera a mitad del desierto. Ahí don Ramiro Valdez Herrera, de 71 años, echó andar un oasis de uva en el Ejido Las Maravillas, en el municipio de García, Nuevo León.

El negocio familiar se derrumbó por la pandemia del covid-19, pero no solo eso, cobró la vida de dos personas de la familia Valdez García, pues esta semana fallecieron don Ramiro y su hijo Javier.

Hoy MILENIO publica una entrevista que hizo a don Ramiro antes de la vendimia de este año, que se desarrolló el 5 de julio.

Don Ramiro, oriundo de Los Herrera, Nuevo León, junto con su esposa Rosa María García Velázquez, del estado de Oaxaca, pusieron todo su empeño al proyecto del viñedo en pleno despoblado a donde ahora acuden visitantes de todo el país y del sur de Estados Unidos. Las dos hectáreas del desierto ahora convertido en un vergel, emergen una producción de 5 mil botellas de vino en cinco etiquetas al año.

"Hace 10 años con el huracán Alex se inundó todo, tanta agua, sacamos las uvas que pudimos, pero se concentraron las azucares por lo que es diferente la cosecha de una temporada a otra, todos buscaban vino de ese año.

"El viñedo es caro para mantener nuestra actividad, si hubiera sabido antes no me hubiera metido a esto, pero no me rajo, hay momentos en que está dura la cosa, no hay dinero para invertir y si se descompone el papalote (para extraer agua) y si la uva no recibe la suficiente agua no son los mismos nutrientes, no sale un vino tan rico, pero ahí vamos", relató don Ramiro.

Sentado en una silla, el químico neolonés de profesión, platicó debajo de una modesta vivienda ubicada en la Carretera García-Rinconada en el kilómetro 10, del Ejido Maravillas de este municipio, al que acuden gente de Reynosa, Guadalajara y Michoacán y Texas a degustar el vino.

"Ahora, gracias a Dios metimos en este negocio, es una receta de vino, antes era solo puro vino y ahora con la pandemia teníamos otro negocio de fabricación de uniformes secretariales, era nuestro fuerte, pero cuando ya no pudimos vender nada en marzo del año pasado, tuvimos que meternos en estas áreas", comenta.

Tras la pandemia, don Ramiro enumeró otro obstáculo que tuvo que sortear ante la pandemia, ya que no había botellas para poner el vino.

"No sabíamos si la pandemia iba seguir o no, empezamos muy tarde por esa indecisión, y otro problema que se presentó es que las vidrieras dejaron de producir botellas, no había botellas y tuvimos que reciclar para poder cumplir con la gente.

"Mucha gente nos apoyó, hasta que China vendió botellas a un señor de Guadalajara y de ahí empezamos a traer, los problemas hay que estarlos solventando... ya nos aventamos y la venta de botellas ha sido muy exitosa durante la pandemia y el problemas de covid", comentó.

Las seis etiquetas de vino tienen 13 grados de alcohol, que mezclan para frenar la fermentación y ello le da 5 mil botellas al año de producción, es decir, un kilo de uva por botella.

El negocio familia vende a varias partes del país las etiquetas de vino Don Ramiro, Rojo, Verbena, Gran Espíritu Tinto, Elíxir de la Vida y Maravillas del Desierto.

"Yo no compito con los demás, compito conmigo mismo, y es que me introduje en esta área después de tomar un curso de acuicultura en Israel, y compré un terreno aquí donde está el viñedo", indicó en aquella ocasión que fue entrevistado.

Éstas son las cinco etiquetas de vino que se expenden

  • GRAN ESPÍRITU TINTO: Vino de color granate intenso, con ocho meses en barrica de roble americano, aroma a frutos negros, ciruela y pasas. Cosecha manual y selectiva la cual se lleva a cabo en la madrugada.
  • VERBENA: La verbena su nombre es así porque es una fiesta, es el té de la alegría y de la felicidad. Utilizado para la atracción del amor despertando en quien lo beba.
  • ELIXIR DE LA VIDA: Es excelente para combatir los dolores de estómago, fiebres y envenenamiento. En la piel cura padecimientos como heridas, llagas así como infecciones superficiales.
  • DON RAMIRO: Cuenta con una cosecha selectivo y personal de los racimos en el punto máximo de maduración en planta, las cuales han sido criadas sin químicos ni insecticidas para lograr un vino lo más natural posible.
  • ROJO: Es un vino artesanal reconocido por "enamorar" pues posee ese temple dulce y espontáneo que lleva a lograr ese momento mágico e inolvidable.

LA RUTA DEL VINO...

Languedoc, Francia. Entre lagos se localizan los hermosos viñedos de Languedoc en la región de Corbières, en Francia. Ahora, el lugar cuenta con muchos viñedos orgánicos que han posicionado al lugar como uno de calidad en el mundo. Mendoza, Argentina Cerca de los Andes se ubica los viñedos del departamento de Maipú, zona mundialmente célebre por la producción de malbec.

Aquí se pueden visitar viñedos como el de la Familia Zuccardi, cuya producción se remonta a la década de los 60.

California, EU. El vino de la región es considerado como de lo mejor que hay al Norte de California y uno de los mejores destinos vinícolas en EU; el Valle de Sonoma es un área vitícola importante que cuenta con unas 400 bodegas.

Puedes probar un zinfandel al tiempo que disfrutas del panorama.

Toscana, Italia. Los vinos producidos en la Toscana, son algunos de los más importantes en cuanto a producción se refiere del mundo. Es en esta región hay vinos importantes como el famoso Chianti, similar al Vino Nobile de Montepulciano que se hacen sobre todo con la uva Sangiovese.

Stellenbosch, Sudáfrica. Ahí están los viñedos ubicados a las afueras de Ciudad del Cabo, donde se pueden comprar botellas de vino a muy buen precio.

Entre las montañas y con un ecosistema que invita a soñar, podemos ver campos de cultivo donde las uvas datan de 1600. Se trata de la región vinícola más extensa de Sudáfrica.

FUENTE: www.culturacolectiva.com

EL CAMPO, EL VINO Y EL IEPS

La senadora Gina Andrea Cruz, presidenta de la Comisión de Hacienda, respaldó a la industria vinícola mexicana que está compitiendo con la mejor oferta mundial con los vinos franceses, españoles y chilenos que llegan libres de aranceles gracias a los tratados de libre comercio.

Durante el Foro organizado por el Colegio de la Frontera Norte, la senadora señaló que busca reducir la presión fiscal a los productores modernizando el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para poder ser competitivos.

"A lo anterior debe sumarse la carga fiscal que le vino de mesa tiene que es del 43 por ciento: 26.5 por ciento del IEPS y 16 por ciento del IVA considerando que el primero forma parte de la base grabable sobre el segundo de tal forma que se causa un impuesto sobre otro impuesto, lo que es una doble tributación, aunado a las obligaciones fiscales de la Ley del IEPS a los productores del vino con tantas presiones fiscales lo que le resta competitividad ante la oferta mundial", indicó.

Por su parte, el diputado federal, Éctor Jaime, dijo que se necesita una modificación necesaria al IEPS para poyar a los productores del vino mexicano.

"La Ley del IEPS que data de 1980 su última reforma fue publicada en 9 de diciembre de 2019 es el instrumento legal que permitiría hacer el cambio hoy planeado", señaló.

NOTAS MÁS VISTAS