Las mujeres han hecho su propio espacio en el mercado de la escritura: Paula Hawkins

La escritora ha logrado convertirse en un fenómeno editorial con sus libros La chica del tren y Escrito en el agua; ahora lanza su nueva novela, A fuego lento.

La escritora Paula Hawkins. (Cortesía: Planeta)

Jesús Alejo Santiago

Entre La chica del tren o Escrito en el agua, la escritora Paula Hawkins ha logrado convertirse en un verdadero fenómeno editorial: sus obras se mantienen entre las más vendidas, con más de 27 millones de ejemplares vendidos en más de cincuenta países.

Ahora aparece A fuego lento, editado por Planeta, el lanzamiento internacional más importante del año, en la cual reflexiona sobre las heridas que provocan los secretos que ocultamos, a través de la vida de tres mujeres que se enfrentan a los prejuicios que la sociedad proyecta sobre ellas.

“No se basa en una persona real, pero estaba pensando en esa situación, en vivir esos desafíos, en un mundo donde te juzgan mucho porque no te entienden y no entiende por qué te comportas como lo haces”, explicó la escritora británica durante el lanzamiento de la novela a nivel latinoamericano.

La historia comenzó a escribirse cuando Paula Hawkins se encontró con el caso de una mujer joven que tuvo un contacto cercano con un asesino en serie, pero se salvó, similar a lo que le pasa a una de sus personajes, por lo cual se preguntó cómo te cambia un hecho así en la vida, cómo va a cambiar la persona que eres.

“Mis personajes surgen de cosas que leo y luego empiezo a imaginar qué te pasaría 10 años después si vives algo así, en qué tipo de persona te conviertes. A lo mejor no te afecta para nada, pero creo que esos eventos traumáticos cambian la vida de las personas”.

Esos son los tipos de personajes que llaman su atención, confesó en la conferencia de prensa, y aun cuando les pasan cosas más dramáticas, porque es ficción, al final todos nos podemos identificar con algo que tenemos dentro de nosotros, que siempre nos está molestando y estamos tratando de superar y de vivir con ello”.

“Al principio, las mujeres sienten que están compitiendo entre ellas o que tienen opiniones diferentes, pero conforme pasa la novela se dan cuenta que sus intereses están más alineados de lo que pensaban: todas las mujeres del libro tienen el potencial de estar del mismo lado, en lugar de estar en contra una de la otra”.

Aun cuando no sea un hecho que persiga en sus historias, Paula Hawkins reconoció que hay detalles que coinciden en sus novelas, entre ellos la necesidad de saber que, si todas las mujeres se mantienen del mismo lado, similar a lo que sucede en A fuego lento, y “nos permitimos ver cómo nuestros intereses son comunes, nos podremos enfrentar contra aquellos que esperan la división, pero no es la opción: la solidaridad es mucho mejor”.

“Como escritora, en un mundo dominado por hombres, he conocido a muchas mujeres que están haciendo cosas muy buenas, que ya son respetadas. Seguramente es más fácil hoy que hace 30 años: son las que venden, también, y creo que las mujeres han hecho su propio espacio en el mercado de la escritura. Hay mucho respeto por lo que están haciendo las escritoras mujeres sobre crimen, es menos difícil de lo que era antes”.

PCL

NOTAS MÁS VISTAS